Un total de 141 personas, 10 de ellas en estado grave, estaban hospitalizadas el martes tras una protesta nacionalista en Kiev que se tornó violenta, dijo la policía ucraniana.

La cifra de heridos aumentó con respecto a los 122, en su mayoría agentes de policía y soldados de la Guardia Nacional, confirmados el lunes por el Ministerio del Interior. Un agente falleció a causa de las heridas.

Los manifestantes nacionalistas se enfrentaron con policías en el exterior del parlamento el lunes mientras legisladores votaban a favor de dar más poder a los separatistas del este del país, respaldados por Rusia.

Unas 30 personas fueron detenidas, y la policía dijo que 18 seguían bajo custodia el martes.

La descentralización del poder era una condición demandada por Rusia para la tregua firmada en febrero con la que se busca poner fin a la guerra entre las tropas de Kiev y los separatistas respaldados por Moscú, que se ha cobrado más de 6.800 vidas desde abril de 2014.