Agentes de inmigración arrestaron a más de 240 personas con antecedentes penales en diversas redadas efectuadas durante cuatro días en el sur de California, dijeron el lunes las autoridades, en una exhibición de fuerza después de que disminuyera el número de deportaciones.

Según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés), poco más de la mitad de las 244 personas detenidas la semana pasada tenían condenas por delitos graves, y el resto, numerosas condenas por delitos menores.

Las cifras destacan el énfasis en que se deporte a quienes hayan cometido delitos o representen una amenaza a la seguridad pública, agregó la agencia.

Quienes no sean enjuiciados penalmente serán sometidos al procedimiento de deportación.

Casi ocho de cada 10 de los detenidos procedían de México; el resto, de otros 20 países.

El condado Los Angeles registró el número mayor de detenidos, con 99, seguido de los condados Orange con 55, San Bernardino con 43, Riverside con 24, Santa Bárbara con 20 y San Luis Obispo con tres.

Las redadas concluyeron el jueves y se efectuaron ante la resistencia de las agencias policiales a cooperar con las autoridades federales en cuanto a hacer valer las disposiciones de inmigración, proceder que captó gran atención tras la muerte a tiros de una mujer de 32 años en San Francisco a manos de un hombre que tenía antecedentes penales y de infracciones migratorias.

El ICE deportó a 102.224 personas del interior del condado durante el año fiscal 2014, una declinación de 24% respecto de igual periodo anterior. Según previsiones, la cifra volverá a bajar en 2015.

El ICE atribuyó parte de esa baja a la negativa de las agencias policiales estatales y locales a atender las solicitudes de las autoridades migratorias para que retengan a algunas personas.

La portavoz del ICE, Virginia Kice, dijo que las 244 personas fueron arrestadas en la comunidad, y no estaban detenidas por las agencias policiales locales.

La agencia no facilitó en un comunicado de prensa la relación detallada de los antecedentes penales de los detenidos, aunque señaló que uno de ellos fue condenado en 2002 por violación con uso de la fuerza y otro fue sentenciado a prisión acusado de abuso sexual de menores.