Después de perder el primer set y abajo 3-6 en el desempate del segundo, Mónica Puig estaba sin embargo fascinada con el entramado a su alrededor: la cancha central de un torneo de Grand Slam.

La puertorriqueña logró remontar cuatro match points en el tiebreak para forzar un tercer set, pero acabó sucumbiendo 6-4, 6-7 (7), 6-3 contra Venus Williams en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos.

"No me quería ir. Estaba en el estadio Arthur Ashe. Desde que tenía 6 años soñaba con jugar en la cancha principal", dijo Puig a The Associated Press.

Con 35 años, Williams se mantiene en el circuito tras recibir un 2011 el diagnóstico de que sufre el síndrome de Sjoegren, una enfermedad autoinmune que causa fatiga física y dolor en las articulaciones.

"Estaba algo aturdida por seguir jugando, creía que tenía el partido sentenciado", señaló.

"Hay que darle crédito también, metió buenos disparos en momentos importantes Es una gran competidora", añadió la 23ra cabeza de serie.

Puig se declaró maravillada por el nivel de la estadounidense. "Ya quisiera jugar así cuando tenga 35 años. Es una gran campeona".

La derrota fue la tercera de la boricua de 21 años en el primer turno de una de las cuatro grandes citas de esta temporada. Su mejor resultado fue una segunda ronda en el Abierto de Australia, mientras que fue eliminada en el debut tanto en Roland Garros como Wimbledon.

También ha sido una temporada en la que se deslizó en la clasificación mundial, situándose en el 85to puesto al inicio de esta semana. Se trata de un repliegue en cuanto a resultados, luego que en el curso anterior conquistó su primer título, en la ciudad francesa de Estrasburgo, y alcanzó su mejor sitio en el ranking, el 41ro.

Pero Puig se despide de Flushing Meadows con mejores sensaciones y perspectivas sobre su futuro.

"He jugado mi mejor tenis de todo el año", dijo Puig al destacar su espíritu de lucha en el segundo set, en el que remontó un 5-3 para forzar el desempate y luego los cuatro match points. "Esta derrota no me duele, no me desanima. Creo que me servirá de ayuda para lo que sigue, sacando muchas conclusiones".

Puig acaba de cambiar de entrenador, con el argentino Juan Todero por el español Ricardo Sánchez.

El plan inmediato es viajar a Florida para entrenar y luego acometer la gira asiática.

"Ya queda muy poco este año en torneos. Vamos a ponernos a trabajar para cambiar cosas en técnica y táctica para preparar el próximo año. Estoy entusiasmada. Me gusta trabajar", afirmó.