Colombia: asesino de agente DEA pide perdón

El taxista confeso de asesinar a un agente de la agencia antidrogas de Estados Unidos, DEA (por sus siglas en inglés, reconoció haberle aplicado choques eléctricos para dominarlo y aseguró que ni él ni otros miembros de la banda criminal sabían que se trataba de un extranjero.

El canal de televisión RCN y la emisora La FM difundieron el martes una entrevista telefónica en directo al taxista Edgar Bello Murillo, alias "Payaso", autor confeso del asesinato, quien fue contactado por teléfono en la prisión. Estas entrevistas a presos es casi una práctica habitual en Colombia, con o sin autorización de las autoridades carcelarias.

El agente de la DEA James "Terry" Watson, de 43 años, fue asesinado la noche del 20 de junio cuando subió a un taxi a la salida de un restaurante en Bogotá, que a los pocos metros se detuvo y otro taxi lo interceptó por detrás y dos hombres se bajaron y se subieron en el que iba el estadounidense, según ha dicho la Policía colombiana.

En la entrevista en audio difundida por la televisora RCN y la emisora La FM, Bello dijo que le aplicó choques eléctricos a Watson porque "fueron cosas de momentico, cosas que pasaron en un instante, como les dije la idea no era causarle la muerte (sino intimidar) a esa persona. Ni siquiera sabíamos que era un agente de la DEA, no sabíamos que era una persona extranjera".

Adujo que lo acuchilló "por nervios, porque... no somos profesionales... Forcejeamos con él y yo vi sangre en mis manos (y se bajó del auto). El no hablaba y comenzó a defenderse" sólo con sus manos.

Estados Unidos solicitó la extradición de Bello y de otros seis taxistas involucrados en el hecho, todos los cuales están detenidos. Integraban una banda dedicada a los atracos en la modalidad conocida aquí como "paseo millonario" en el que una persona es obligada por asaltantes a retirar dinero de su cuenta en distintos cajeros bancarios, según dijo en su momento el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, general Luis Eduardo Martínez.

"Quiero pedirle disculpas a la familia del agente" y que "la verdad no era mi intención causarle ese dolor a esa familia, mi intención no era lastimar a esa persona, ni herirla, ni nada. También quisiera pedirle perdón a Colombia y a los Estados Unidos", dijo Bello.