Gobierno italiano podría sobrevivir a caída

Las posibilidades de que sobreviva el gobierno en Italia aumentaron el lunes ante el anuncio de algunos políticos leales al ex primer ministro Silvio Berlusconi de que no lo apoyarían en el intento de éste para hacer que caiga la frágil coalición que lo encabeza.

Berlusconi había exigido el fin de semana pasado a los cinco ministros de su partido que abandonaran la coalición de gobierno del primer ministro Enrico Letta.

El ex primer ministro les pidió su salida en una muestra de solidaridad con él antes de que el Senado decida en votación si lo despoja de su banca debido a una condena en su contra por fraude fiscal.

Los ministros, algunos de ellos con renuencia, habían cedido inicialmente a la demanda de Berlusconi, situación que suscitó incertidumbre política en el país.

Letta solicitó un voto de confianza para el miércoles en el parlamento a fin de determinar el futuro del gobierno que ha durado cinco meses.

Los inversionistas, preocupados ante la perspectiva de una caída del gobierno, remataron sus acciones y bonos el lunes en la mañana.

Persisten los temores de que las semanas o meses de incertidumbre política pudieran frustrar los intentos para reactivar la economía del país.

Continúa fresco el recuerdo de las elecciones de este año en Italia que concluyeron sin ganador claro. Tras dos meses de discusiones políticas, Letta formó en abril una coalición extraordinaria de derecha-izquierda.

Letta pretende impulsar las reformas necesarias para sacar de la recesión a la tercera economía más grande de la eurozona y reducir la deuda pública, que alcanzará este año según pronósticos casi 130% del producto interno bruto.

De acuerdo con algunos sectores, la inestabilidad de la economía italiana podría resucitar la crisis financiera europea, que durante meses ha permanecido inactiva.

Sin embargo, algunos temores amainaron debido a una disensión al interior del partido de Berlusconi en cuanto a permitir la caída del gobierno.

Al menos cuatro de los ministros que habían renunciado han dicho que consideran otorgar su apoyo a Letta en el Parlamento.

También hubo indicios de un desafío a la autoridad de Berlusconi de parte de su heredero político, el ministro del Interior, Angelino Alfano.

Según versiones, preocupan a Alfano las secuelas políticas --para él mismo y el partido Pueblo de la Libertad-- de una posible caída del gobierno en medio de la recesión por el único motivo de defender a Berlusconi frente a sus problemas personales con la justicia.

___

McHugh contribuyó a este despacho desde Francfort, Alemania.