El Salvador: trabajadores salud en paro y marchas

Miles de trabajadores del sistema público de salud, que se encuentran en huelga, marcharon el lunes por la capital salvadoreña y se concentraron frente a la Asamblea Legislativa en protesta por la eliminación del pago de escalafón salarial y para exigir aumentos.

Trabajadores, enfermeras y médicos del ministerio de Salud Pública exigen que el gobierno del presidente Mauricio Funes cumpla con la ley de escalafón salarial, es decir el aumento salarial por año laborado, mientras que los trabajadores y médicos del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), exigen una nivelación salarial en comparación a sus colegas del sistema público.

Los sindicalistas del ministerio de Salud y del ISSS desde la semana pasada mantienen paros de labores escalonados suspendiendo miles de consultas en los centros hospitalarios de primer nivel y en hospitales.

Los trabajadores de Salud exigen que no se congele el escalafón durante el 2014 asegurando que por les ley tiene derecho a la nivelación salarial, a pesar que el presidente Mauricio Funes ha dicho que se trata de un escalafón injusto y que no negociará ante las presiones de los sindicalistas.

"Este gobierno no va a escuchar reclamos que se hagan bajo presión. Responsabilizo a los médicos, trabajadores de Salud que forman parte de los sindicatos y de las asociaciones que son responsables de este paro de lo que pueda pasar con la salud de los pacientes", dijo Funes en su programa de radio del sábado. Explicó que la "única razón por la cual no se incluyó el escalafón en el presupuesto de 2014, es por la situación fiscal que enfrenta el país".

"Señores médicos, señoras enfermeras, señoras médicas, señores trabajadores de la salud, no hay recursos para este incremento salarial, no lo hay", afirmó.

Señaló que la no inclusión del escalafón salarial en el presupuesto del 2014 no es algo exclusivo del ministerio de Salud, sino que también incluye a Educación y la Policía Nacional Civil, pero les dijo que los trabajadores pueden recurrir a la Asamblea Legislativa que tiene facultades para hacer modificaciones a partidas presupuestarias.

"Nosotros sabemos que el escalafón es una ley, sabemos también que el presidente debe de cumplir las leyes, él es el funcionario principal y por lo tanto está obligado a incluir el aumento en el presupuesto del 2014", dijo a la AP Isabel Benítez, del sindicato de enfermeras del Hospital Rosales, el más grande del país.

La dirigente sindical aseguró que "se han sumado a la lucha varias unidades de salud, hay paros en todo el país y vamos seguir en la lucha hasta que se cumplan lo que exigimos".

En el hospital para niños Benjamín Bloom, los sindicalistas cumplieron el tercer día de reducción de labores en la consulta externa y exámenes de laboratorios, pero si atienden las emergencias.

"Tenemos una comunicación con los médicos de cirugía y en emergencias donde todo está normal, pero las consultas se están reprogramando las citas y los exámenes de laboratorios", explicó la dirigente sindical Glenda Campos.

Entretanto decenas de madres rechazaron la decisión de los trabajadores del Bloom que les afecta directamente.

"Yo vengo desde Chalatenango (al norte del país), vengo de gusto, gesté mi dinero y no atienden a mi niño", dijo Teresa Castillo, una mujer campesina que buscaba atención para su pequeño hijo.

Una comisión de los dirigentes sindicales se reunió con diputados de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) que ofrecieron apoyo para buscar una solución a sus demandas