Obama y Congreso difieren sobre sanciones a Irán

El Congreso estadounidense analiza una nueva serie de sanciones a Irán, desde sus sectores de minería y la construcción hasta la ya acosada industria petrolera, pese a las preocupaciones del gobierno de Barack Obama de que las medidas podrían interferir con las negociaciones sobre el desarrollo nuclear de la república islámica.

Los proyectos en las dos cámaras están avanzando en momentos en que el equipo de seguridad nacional del presidente Obama contempla si el presidente electo iraní Hasan Rouhani se propone seriamente detener algunos elementos del proceso de enriquecimiento de uranio.

Los involucrados en el proceso dicen que el gobierno norteamericano quiere atemperar los planes congresuales hasta que Rouhani asuma en agosto y tenga la oportunidad de demostrar si su gobierno ofrecerá concesiones.

La legislación incluye en una lista negra los sectores de minería y construcción de Irán, a partir del año próximo, debido a que se les considera estrechamente vinculados con la Guardia Revolucionaria. También compromete al gobierno estadounidense a buscar el objetivo de poner fin a todas las ventas iraníes de petróleo en el mundo para 2015, afectando la mayor fuente de ingresos del régimen.

Las sanciones que entraron en vigencia el año pasado ya han reducido las exportaciones petroleras iraníes a la mitad, pero eso deja miles de millones de dólares provenientes cada mes de Turquía, China y varias naciones asiáticas.

El proyecto de la Cámara de Representantes podría ser aprobado antes del receso del Congreso en agosto. La versión del Senado no será votada al menos hasta septiembre, dijo el senador demócrata Bob Menéndez, titular del Comité de Relaciones Exteriores del Senado y promotor de sanciones estrictas contra Irán.

El Comité de Asuntos Bancarios del Senado, que presentó el proyecto, está consultando con el gobierno, según dijo un funcionario que, al igual que otros, habló con la condición del anonimato por no estar autorizado a hablar públicamente sobre las sanciones.

El republicano John McCain dijo que Estados Unidos debería imponer inmediatamente sanciones más severas contra Irán porque "se nos agota el tiempo".

Estados Unidos y muchos otros países creen que Irán busca desarrollar armas nucleares. Obama ha dicho que Irán tiene hasta algún momento del año próximo para demostrar al mundo que su programa nuclear es pacífico. Si la diplomacia fracasa, podrían quedar abiertas las puertas para una intervención militar de Estados Unidos o de Israel, que considera un arma nuclear iraní como una amenaza a su existencia.

En un informe la semana pasada, David Albright y Christina Walrond, del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional, con sede en Washington, concluyeron que Irán será capaz de producir suficiente uranio enriquecido para elaborar un arma nuclear sin ser detectado para mediados de 2014. Irán insiste en que su programa tiene únicamente propósitos pacíficos: generación de energía e investigación.