Demandantes: BP ocultó información sobre derrame

El juicio por el derrame petrolero de BP en el Golfo de México se reanudó el lunes con el abogado de los demandantes acusando a la compañía de haber mentido a las autoridades federales y haber ocultado información sobre la cantidad de crudo que se derramó de su plataforma destruida.

El foco de atención en esta segunda fase del juicio se centra en la respuesta de la compañía al desastre, y hay miles de millones de dólares en juego debido a que ambas partes disienten acerca de la cantidad de petróleo derramada en el Golfo en 2010.

Durante la presentación inicial, el abogado de los demandantes, Brian Barr, afirmó que BP no se preparó para la posibilidad de una explosión y que agravó el problema engañando a las autoridades federales sobre la cantidad de petróleo que emanaba del pozo.

BP tenía un plan de respuesta para derrames de 600 páginas que solo incluía una página sobre "control de la fuente". Sólo disponía convocar a un grupo de expertos para diseñar el modo de detener las consecuencias de una explosión, dijo el abogado al juez federal de distrito Carl Barbier.

"El plan de BP no era otra cosa que un plan para planear", afirmó.

El abogado de BP, Mike Brock, negó que la empresa hubiese mentido a las autoridades ni tergiversar la cantidad de petróleo que estaba emanando del pozo.

"Tomó decisiones razonables de ingeniería con base en lo que se sabía en cada etapa del proceso", enfatizó. "Eso no es fraude. Eso no es negligencia".

En mayo de 2010, BP intentó en vano utilizar una estrategia de rellenado para contener el derrame bombeando lodo y otro material. Los abogados del bando demandante sostuvieron que BP sabía que ese sistema estaba destinado al fracaso con base en la cantidad superior del crudo derramado que la compañía no reveló en ese momento.

"De todos modos BP siguió adelante y aseguró falsamente que resultaba infalible", agregó el abogado. "Fracasó, tal como los asesores externos habían pronosticado".

Establecer cuánto petróleo se derramó en el Golfo durante los 86 días que se tardó en taponar el pozo determinará las penalidades que la empresa petrolera deberá pagar.