Rusia: activistas de Greenpeace eran un "peligro"

La principal agencia rusa de investigaciones acusó el lunes a los activistas de Greenpeace de representar una "amenaza real" a la seguridad de una plataforma petrolera en el Ártico, un nuevo indicio de que Moscú se propone juzgar a los ambientalistas encarcelados por su protesta.

Las 30 personas que estaban en un barco de la organización activista, incluidos dos periodistas, han sido encarceladas por dos meses en lo que se realiza una investigación sobre su protesta el 18 de septiembre en la plataforma propiedad del gigante petrolero estatal Gazprom.

La Comisión de Investigación dijo que pronto se formularán cargos, aunque no aclaró si seguía considerando acusar a los activistas de piratería, un delito punible hasta con un máximo de 15 años de prisión.

Los investigadores dijeron que el barco de Greenpeace, el Arctic Sunrise, violó la zona de seguridad de 500 metros en torno de la plataforma y que transportaba equipos cuyo propósito no se ha aclarado.

En una declaración, los investigadores dijeron que se habían incautado equipos y documentos del barco como parte de su investigación.

Greenpeace Rusia negó que el barco se hubiera acercado a menos del límite de 500 metros establecido por el derecho ruso y el derecho internacional. Los botes inflables usados por los activistas para escalar la plataforma violaron la zona, pero no representaban peligro alguno, aseguró la organización.