Hagel : Norcorea observa los sucesos en Siria

A pocos metros de la frontera fortificada con Corea del Norte, el secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel dijo el lunes que Pyongyang sigue atentamente la respuesta internacional al uso de armas químicas por parte de Siria contra sus propios ciudadanos.

Y, ante la mirada inquisitiva de los soldados de Corea del Norte, Hagel dijo a los reporteros que le acompañan que Estados Unidos no piensa reducir su presencia militar en Corea del Sur, pese a la crisis presupuestaria en curso.

La visita de Hagel coincide con el 60mo aniversario de un tratado de defensa mutua entre Estados Unidos y Corea del Sur, y para reforzar el compromiso de Estados Unidos con la seguridad de la península y la región Asia-Pacífico.

"Aquí no hay margen para errores", dijo Hagel tras hacer una escala en la zona desmilitarizada entre ambas Coreas. "Este es seguramente el único lugar del mundo en el que siempre tenemos la posibilidad de un enfrentamiento. Donde ambas partes se miran clara y directamente todo el tiempo".

Dentro de la caseta que separa ambas Coreas, Hagel pasó brevemente al lado norcoreano. Y cuando salió fuera para hablar a los reporteros, los soldados norcoreanos aumentaron su presencia en la frontera junto al edificio desde unos 12 metros (40 pies) de distancia.

Hagel indicó que ha sido diáfanamente claro que Corea del Norte, que también cuenta con un gran arsenal de armas químicas, ha seguido las gestiones internacionales para destruir el arsenal químico de Siria. Y aunque no está seguro de la conclusión que Corea del Norte podría haber sacado de los últimos acontecimientos en Siria, los funcionarios estadounidenses sugirieron que la resolución unánime de las Naciones Unidas podría ser un aviso para Pyongyang.

China, el único aliado importante de Corea del Norte, y Rusia respaldaron la resolución de la ONU sobre Siria. Y las autoridades chinas adoptaron un tono más crítico con Corea del Norte el último año, cooperando con Estados Unidos en el endurecimiento de las sanciones de la ONU tras la detonación a fines de febrero de un artefacto nuclear por parte de Pyongyang.

Sin embargo, otros especialistas advirtieron que el hecho de que Estados Unidos no haya cumplido sus amenazas de principios de año de atacar a Siria para evitar un nuevo uso de las armas químicas en su territorio, podría ser interpretado por los comunistas norcoreanos como una muestra de debilidad.