Inundaciones dejan aislados a varios turistas en Hawai

Varios turistas que recorrían con vehículos todoterreno una zona remota y montañosa de la Gran Isla de Hawai tuvieron que trepar a los árboles para evitar verse arrastrados hasta una cascada de 23 metros (75 pies) durante una inundación repentina.

El grupo hacía una visita con Ride the Rim, una empresa que ofrece rutas por el valle de Waipio, y los 14 turistas y tres guías salieron en torno a la 1 de la tarde del lunes, explicó Eileen Levin, propietaria de la compañía.

Cuando el grupo se detuvo para nadar en una cascada que forma parte de la ruta, tres visitantes saltaron a la poza situada entre dos cascadas, incluida la de 23 metros que se encuentra justo después de la poza. Entonces fue cuando la cascada más arriba que alimentaba el lago aumentó su caudal de pronto, dijo la visitante Jill Bolstridge, de 33 y procedente de Nueva York.

"Salimos justo a tiempo, porque cuatro o cinco pies más a la izquierda no habríamos tenido nada a lo que agarrarnos, y el agua llevaba tanta fuerza que nos habría arrojado al vacío", afirmó.

Los nadadores corrieron para ponerse a salvo en una plataforma junto a la orilla, pero un puente que necesitaban alcanzar para reunirse con el resto del grupo y volver al camino se había derrumbado hacia un lado. La corriente era demasiado fuerte como para cruzar con seguridad, así que los nadadores y unos pocos turistas que habían cruzado el puente se quedaron varados.

"No había forma de que nadie pudiera entrar en el agua después de que pasara esto, porque no había margen de error", dijo Levin.

Los guías pidieron ayuda, pero en un primer momento el clima impedía que un helicóptero llegara al lugar, señaló la propietaria de la firma.

El grupo varado esperaba en una plataforma de madera ante las cascadas, pero cuando el nivel del agua siguió subiendo temieron que la plataforma se viera arrastrada por el agua, así que treparon a unos árboles cercanos y esperaron a que llegara la ayuda.

Más tarde, un helicóptero de rescate de los bomberos del condado de Hawai izó a los turistas y guías hasta un lugar seguro. Nadie resultó herido, según los bomberos.

Levin señaló que su firma no había recibido aviso sobre inundaciones hasta algo más de una hora después del incidente. A los turistas se les ofrecieron devoluciones y una segunda excursión gratuita con la compañía, dijo.

Todas las islas del archipiélago estaban bajo alerta de inundaciones a partir del martes por la noche, según el Servicio Climatológico Nacional.

"Se suponía que iba a ser una ruta de tres horas", comentó Bolstridge. "Fue bastante impresionante, pero fue una experiencia increíble".