Juez: Salvadoreño será deportado tras sentencia

Un salvadoreño que vive ilegalmente en Estados Unidos enfrenta deportación porque fue declarado culpable de invasión de morada y contacto sexual no deseado tras ofrecer ayudar a un ama de llaves pero después manosearla.

Luis Santiago Narváez, de 35 años, fue sentenciado formalmente a libertad bajo palabra el lunes. Pero la jueza del condado Gail Nichols dijo que esperaba que el hombre fuese deportado tras pasarse al menos 60 días en la cárcel municipal.

"No tengo duda alguna de que va a ser deportado, va a suceder", dijo.

Un portavoz del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Carl Rusnok, dijo el martes que la entidad federal presentó documentos para poder procesar a Santiago Narváez una vez quede en libertad para deportarlo.

"Estamos trabajando con las autoridades locales y estatales todos los días para asegurarnos de que esos individuos sean entregados a la custodia federal para ser sacados del país", dijo el ICE en una declaración el martes. "Esos esfuerzos para mantener nuestras comunidades y nuestra nación seguras son esenciales para nuestra misión".

Santiago Narváez fue arrestado en noviembre del 2014 luego que ofreciese ayudar a una ama de llaves que había quedado varada en un balcón en el segundo piso de una casa al cerrarse la puerta mientras ella limpiaba las ventanas. Durante su juicio en junio, la mujer declaró que Santiago Narváez entró a la casa y abrió la puerta del balcón, tras lo cual le tocó los senos y el trasero y le pidió su número telefónico. La mujer logró hacerle que se fuese y llamo a la policía.

Una evaluación sicológica determinó que era improbable que él cometiese otro delito sexual, pero Nichols dijo que Santiago Narváez "se pasó".

El abogado defensor Ted Hess dijo que Santiago Narváez ha trabajado y mantenido a sus dos hijos en el área durante 15 años pese a "tener cero educación".

"Esta condena arruinará su vida en Estados Unidos. Su esposa e hijos seguirán en el país sin esposo ni padre", dijo Hess.