Tres personas desaparecidas tras aludes en Alaska

Un alud descrito por un testigo como un mar de troncos, lodo y escombros al parecer atrapó a tres personas que estaban desaparecidas el martes de un pueblo en el pueblo costero de Sitka, en Alaska.

Las autoridades municipales habían dado antes la cifra de cuatro desaparecidos.

Un funcionario de construcciones de la municipalidad está entre los desaparecidos. Se trata de William Stortz, de 62 años, que es además el jefe de bomberos del pueblo, según las autoridades. El diario Daily Sitka Sentinel reportó inicialmente la identidad.

Los otros desaparecidos son los hermanos Elmer Díaz, de 26 años, y Ulises Díaz, de 25, dijo la portavoz de bomberos Sara Peterson.

La búsqueda no había comenzado aún el martes al final de la tarde a causa de inestabilidad en el sitio.

La esposa de Stortz, Libby, estaba en el área del alud esperando a que comenzara la búsqueda, dijo Peter Turner, un amigo de la familia. "La mayoría de nosotros no tenemos mucha esperanza", dijo.

El carpintero Chris Harshey estaba trabajando en una casa cuando ocurrió el alud. "De repente, escuche crepitar y desmoronamiento, y entonces la luces parpadearon", le dijo al Sentinel.

Harshey salió a ver qué pasaba y vio "un vasto mar de troncos, lodo, más troncos y una masa de escombros lodosos". La avalancha destruyó una casa unos 200 metros ladera arriba y dañó otra más cerca de él.

El alud duró unos cuatro minutos, añadió.

Los deslaves ocurrieron el martes por la mañana luego de aguaceros que arrojaron 6,6 centímetros (2,6 pulgadas) de agua en 24 horas. Se reportó un socavón.

Sitka, casi 600 millas (965 kilómetros) al sureste de Anchorage, se caracteriza por fuertes aguaceros durante todo el año.

En septiembre, las lluvias causaron un gran alud cerca del pueblo costero que arrasó proyectos de restauración de cuencas hidrográficas valorados en centenares de miles de dólares. La lluvia dañó además un puente peatonal y senderos, incluyendo uno que había sido reparado tras inundaciones en enero del 2014.

Un año antes, dos personas en una cabaña del Servicio Forestal cerca de Sitka escaparon momentos antes deslave de parte de una montaña.