Almagro defiende informe de la OEA sobre situación con Haití

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, defendió el martes en Santo Domingo un informe del organismo que advirtió que existen personas en peligro de quedar apátridas en República Dominicana.

"Ese informe ha significado una excelente base, ha sido bien visto por ambas partes y ha sido bien visto por todos los países que integran el consejo permanente" de la OEA, dijo Almagro a periodistas tras reunirse con el canciller Andrés Navarro.

El informe, elaborado por una comisión de la OEA y presentado por Almagro el 29 de julio al consejo permanente, reconoce el derecho dominicano de repatriar a los extranjeros sin permiso de residencia, pero advierte que debido a las políticas migratorias dominicanas "existe personas en riesgo de no contar con ninguna nacionalidad reconocida".

El informe generó el rechazo por parte del gobierno dominicano, que incluso desestimó el ofrecimiento de Almagro para mediar entre Haití y República Dominicana en busca de soluciones a las tensiones migratorias.

La comisión de la OEA había visitado República Dominicana ante las versiones del gobierno de Haití de que las repatriaciones de haitianos sin permiso migratorio crearían una supuesta crisis humanitaria.

República Dominicana reinició el 14 de agosto los operativos para detener en las calles y repatriar a los extranjeros que no cuenten con permiso migratorio, en su mayoría provenientes del vecino Haití.

Los operativos comenzaron luego de que el 17 de junio venció el periodo para que todos los extranjeros se inscribieran en un programa para obtener permiso de estadía. De los 524.000 extranjeros que se estima viven en el país, sólo 288.500 lograron inscribirse y las autoridades han insistido que quienes carezcan de permiso deben abandonar el país o serán deportados.

De forma previa al reinicio de las repatriaciones, más de 66.000 personas se fueron de manera voluntaria a Haití, según estadísticas de la dirección de Migración.

Diversos organismos de derechos humanos insisten que ante el reinicio de las deportaciones, miles de personas nacidas en República Dominicana de padres haitianos que carecen de documentos de identidad por la negativa de las autoridades a entregárselos están en peligro de ser expatriados.

El canciller Navarro también había considerado que Almagro estaba prejuiciado contra República Dominicana y que unas recientes declaraciones a la cadena de televisión CNN en Español lo descalificaban para mediar entre ambos países que comparten la isla La Hispaniola.

Según la interpretación de Navarro, el secretario general de la OEA había sugerido que en la isla La Hispaniola "sólo debiera haber un país". Almagro negó que esa hubiese sido su intención.

"He dejado muy claro la posición de que para la OEA la República Dominicano es un Estado libre y soberano y así lo será por el resto de los tiempos", insistió Almagro el martes.

De forma previa a su entrevista con el canciller, Almagro deploró en un encuentro de organismos electorales que la OEA haya validado y apoyado en 1965 la invasión militar estadounidense a República Dominicana, que dejó miles de víctimas.

"La historia condena a la OEA por estas víctimas; este pasado condena a la OEA por haber intervenido, torciendo la historia y el destino político soberano de la República Dominicana", indicó Almagro en la inauguración de la asamblea general de la Asociación Mundial de Órganos Electorales, que comenzó el martes en Santo Domingo.