Aumentan protestas antes de elección portuguesa

En el contexto de las elecciones generales de octubre los grupos laboristas portugueses aumentan la presión para recibir sueldos más elevados y mejores jornadas laborales, mientras la policía deja ver que podría dejar de aplicar multas por violaciones de tránsito.

Los agentes y enfermeras han llevado a cabo numerosas protestas en años recientes a medida que el gobierno de coalición de centro-derecha puso en marcha una reducción en pensiones y salarios, y un aumento en impuestos a cambio de un rescate financiero para el país por 78.000 millones de euros (86.000 millones de dólares) en 2011. Las protestas, rara vez violentas, se han reducido durante el último año ya que el periodo de rescate financiero de tres años terminó y la economía comenzó a mejorar.

Pero con los votantes a punto de escoger un nuevo gobierno el 4 de octubre, la temperatura política otra vez va en aumento.

Representantes de la policía dijeron el martes que montarían protestas durante la campaña para exigir un aumento de 50 euros (55 dólares) a su salario mensual y el derecho de recibir pensión a los 60 años, en lugar de los 66 habituales.

Paulo Rodrigues, director de la Asociación Sindical de los Profesionales de la Policía dijo que "no se puede confiar" en el actual gobierno. Le dijo a la prensa que desde el 24 de agosto agentes que tienen contacto con el público se inclinarían más hacia la "prevención, guía, explicación que a la represión", comentario que deja ver que no se aplicarán multas.

Las enfermeras planean huelgas regionales para las semanas próximas como presión por su caso de aumento salarial y reducción en horas en su jornada laboral.

Recientes encuestas de opinión indican que los dos partidos gobernantes que concurren juntos a la elección, y el principal partido de oposición, el Socialista, están bastante parejos en los pronósticos de votación.