París: rehén demanda a emisoras por poner su vida en peligro

La fiscalía de París dijo que inició una investigación después que uno de los rehenes en los ataques de enero en la capital francesa acusó a emisoras de radio y televisión de haber puesto su vida en peligro y las demandó.

Veinte personas murieron, incluso los tres atacantes, en los atentados de extremistas islámicos en París y alrededores que concluyeron con operaciones policiales en una imprenta y un supermercado kosher donde los asaltantes mantenían rehenes.

En la imprenta al norte de París, el rehén Lillian Lepere estaba escondido en un armario debajo de un lavabo, al parecer sin que los pistoleros la hubieran detectado, cuando por lo menos tres emisoras de radio y televisión revelaron su posible presencia. Finalmente fue liberada ilesa.

El abogado de Lepere, Antoine Casubolo Ferro, dijo a The Associated Press que la denuncia se propone llamar la atención de la prensa sobre las situaciones en las que hay vidas en peligro.

"Difundir información sin una consideración cuidadosa puede poner en peligro vidas ajenas. Los periodistas deben tenerlo en cuenta", afirmó.

El 9 de enero, cuando la policía rodeaba la imprenta, el legislador Yves Albarello reveló a la radio RMC que un empleado estaba escondida en el edificio.

Más tarde, la hermana de Lepere, Cindy, confirmó en una entrevista a la televisora France 2 que creía que su hermano estaba en la planta y que la familia había dejado de llamarlo para no comprometer su escondite. Mientras tanto, un periodista de la televisión TF1 reportó la información.

En febrero, la agencia CSA que vigila las emisoras emitió advertencias formales a 16 estaciones de radio y televisión sobre su cobertura de ataques terroristas, toma de rehenes y enfrentamientos con la policía.

La CSA acusó a las emisoras de poner en peligro las vidas de los rehenes. También reprendió a dos emisoras por difundir imágenes de un pistolero disparando contra un policía en la cabeza frente a las oficinas de la publicación Charlie Hebdo.