Colombia: muertos en caída helicóptero no recibieron tiros

Autoridades forenses indicaron el martes que los 16 policías que murieron tras la caída de un helicóptero en el noroeste colombiano no recibieron disparos desde tierra.

La muerte "obedeció a mecanismo contundente por caída contra superficie dura. Se aclara que en los cuerpos no se registró ningún proyectil desde afuera", aseguró a periodistas Carlos Eduardo Valdés, director del estatal Instituto de Medicina Legal.

El helicóptero se precipitó a tierra el 4 de agosto y desde entonces la oposición, liderada por el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010) ha sostenido que fue derribado desde tierra.

La caída del aparato se produjo en una zona rural del municipio de Carepa, en el departamento de Antioquia y a 450 kilómetros al noroeste de Bogotá.

El gobierno ha dicho que el helicóptero se accidentó cuando, en compañía de otros dos, llevaba adelante un operativo para tratar de neutralizar a Dairo Antonio Úsuga, alias "Otoniel", el narco más buscado de Colombia y por quien Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en conversaciones de paz con el gobierno desde fines de 2012, negaron cualquier responsabilidad en la caída de la aeronave.