Nueve muertos al aumentar los combates en el este de Ucrania

Nueve personas murieron durante la noche del lunes en el este de Ucrania cuando tropas del gobierno y rebeldes respaldados por Rusia intercambiaron fuego de artillería, arrojando dudas sobre el ya frágil alto el fuego.

Los combates entre separatistas rusos y las tropas del gobierno ucraniano en el corazón industrial del país remitieron tras la tregua firmada en febrero. Pero pese a las promesas de que se retirarían las armas pesadas del frente, ambas partes parecen haber abierto fuego con artillería pesada recientemente.

Se estima que unas 6.400 personas han muerto en el conflicto desde abril de 2014, según Naciones Unidas.

Tres personas murieron en la localidad de Horlivka, en el frente, y otras dos en la capital rebelde, Donetsk, según la Agencia de Noticias de Donetsk, afín a los rebeldes. Las autoridades ucranianas informaron de otros dos civiles muertos en su lado en un suburbio de Mariupol, en el mar Negro. Además, dos soldados murieron y seis resultaron heridos durante la noche, según el Consejo Ucraniano de Seguridad y Defensa.

Las ofensivas del lunes llegaron después de que se derrumbaran las conversaciones entre Ucrania, los rebeldes y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, que en teoría iban a acordar nuevos pasos sobre retirada de armamento.

Un periodista de Associated Press en Donetsk observó desplazamientos de armas en los últimos días, y escuchó frecuentes intercambios de cohetes Grad.

El presidente ruso, Vladimir Putin, que se reunió el lunes con representantes de varias comunidades étnicas de la Crimea ocupada por Rusia, no hizo comentarios sobre los últimos bombardeos. Pero aprovechó la oportunidad para afirmar que el actual gobierno ucraniano no es libre de tomar sus propias decisiones porque el país "se dirige desde el exterior".

Putin alegó que las decisiones de Kiev están muy influidas por potencias occidentales como Estados Unidos.

El ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov, acusó el lunes al gobierno ucraniano en Kiev de desbaratar las recientes conversaciones sobre la retirada de armas. Lavrov dijo que el repunte de violencia podría ser el comienzo de una nueva ofensiva ucraniana.