Ex jugadores de la NFL apelan arreglo sobre conmociones

Los ex jugadores de la NFL que objetaron los términos de un acuerdo por 1.000 millones de dólares, con el que se busca dejar atrás el conflicto por las conmociones cerebrales, presentaron una apelación que podría demorar hasta el año próximo el pago a miles de retirados.

Se presentaría cerca de una docena de apelaciones, de parte de hasta 90 ex jugadores, antes de la medianoche del lunes, cuando expiraba el plazo. La corte del 3er circuito federal en materia de apelaciones en Filadelfia podría escuchar los argumentos sobre este asunto en el último trimestre de 2015.

Algunos han impugnado el acuerdo al destacar que no contempla indemnizaciones en casos de encefalopatía traumática crónica, un padecimiento que muchos vinculan con las conmociones cerebrales sufridas en el fútbol americano. A otros les preocupa que el arreglo prevé indemnizar a jugadores con síntomas neuro-cognitivos, como el Alzheimer y la demencia, pero no a quienes presenten desórdenes conductuales y del estado de ánimo que algunos especialistas vinculan a la encefalopatía y las conmociones.

Un abogado del ex linebacker Jesse Solomon consideró "injusta" y "poco razonable" esa exclusión, mediante una apelación presentada la semana pasada. Solomon, de 51 años, jugó ocho temporadas con cinco equipos y no obtendría compensación alguna del arreglo pese a sufrir pérdida de la memoria, problemas de habla, jaquecas severas y otros problemas incapacitantes, enfatiza la apelación.

Los negociadores del acuerdo argumentan que no hay estudios suficientes sobre la encefalopatía a la que se hace mención. Los herederos de jugadores que murieron y a quienes se diagnosticó este padecimiento de 2006 a 2014 pueden solicitar hasta 4 millones de dólares, pero se excluyen los casos futuros a fin de no "incentivar" los suicidios por parte de los enfermos.

No es posible diagnosticar este problema en pacientes vivos.

Otros jugadores quieren que las indemnizaciones reconozcan el tiempo que pasó un jugador en campamentos de entrenamiento o pretemporada. Actualmente, un jugador tenía que haber participado en tres partidos de temporada regular a fin de que se le tomara en cuenta.

Las indemnizaciones se reducen significativamente para los jugadores con menos de cinco temporadas en la liga.

El ex jugador Andrew Stewart tiene 49 años y sufre el mal de Parkinson. Sólo recibiría la compensación correspondiente a la campaña de 1989 con los Browns de Cleveland bajo el plan actual. Pero el plan de pensiones y discapacidad de la NFL le reconoce los tres años adicionales que pasó en campos de entrenamiento o pretemporada antes de que se lesionara.

"Muchos jugadores podrían no estar al tanto de la diferencia en estas definiciones", recalcó el lunes el abogado Michael Rosenthal.

Chris Seeger, abogado de los retirados demandantes, reconoció que las apelaciones representan "una noticia desalentadora para los ex jugadores de la NFL que ahora deberán esperar muchos meses más para recibir la atención y el apoyo financiero que necesitan desesperadamente".

La NFL espera que unos 6.000 ex jugadores desarrollen Alzheimer o alguna demencia moderada en las próximas décadas. A un número pequeño se le diagnosticaría la enfermedad de Lou Gehrig o el Parkinson.

Las indemnizaciones máximas podrían alcanzar los 5 millones de dólares, pero promediarían 190.000 dólares, debido a que se reducirían por aspectos como edad avanzada, otros padecimientos y número de años en la liga. Los acuerdos, que incluyen análisis y supervisión médica, beneficiarían a más de 20.000 jugadores retirados durante 65 años.