Buscan adolescente argentino y hay más evacuados en Uruguay

Los guardacostas intensificaron el lunes la búsqueda de un adolescente argentino desaparecido durante las intensas lluvias que azotaron por unos diez días la capital, la provincia de Buenos Aires y el vecino Uruguay, donde más de 4.000 personas fueron evacuadas a raíz de las inundaciones.

Matías Bruera, de 15 años, es buscado en el Riachuelo, que atraviesa la zona sur de la capital argentina, de donde fue sacado el domingo el cadáver de su padre, Juan Ramón. Los dos cayeron al agua el 9 de agosto cuando se trasladaban con un automóvil por un puente que une la capital con la provincia de Buenos Aires en medio de una tormenta.

La identidad del fallecido fue confirmada por las autoridades del Sistema de Atención Médica de Emergencias. El cuerpo fue hallado mientras flotaba entre dos barcos, a unas 30 cuadras del puente desde donde el automóvil se precipitó al Riachuelo.

Las inundaciones, generadas por las fuertes lluvias que se registraron entre el 5 y el 14 de agosto debido al fenómeno de la corriente de El Niño, causaron al menos cinco muertos en Argentina. Unas 20.000 personas resultaron afectadas por las crecidas de los ríos en el norte y oeste de la provincia de Buenos Aires.

Las lluvias también afectaron a países vecinos. En Chile se registraron seis muertos. El número de evacuados en Uruguay debido a las inundaciones subió a 4.050, según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencia emitido el lunes.

La situación más grave se vive en el departamento de Durazno, donde hay 3.571 evacuados, la mayoría de ellos en la ciudad de Durazno, situada 190 kilómetros al norte de Montevideo.

"La situación está controlada en todas las zonas afectadas", sostuvo el comunicado oficial. Sin embargo se prevén fuertes lluvias en las próximas horas.

En tanto, unas cuarenta localidades del distrito bonaerense intentan volver paulatinamente a la normalidad tras el desastre ambiental.

Tras bajar el nivel del cauce del río de Luján, a unos 74 kilómetros al noroeste de la capital y una de las localidades bonaerenses más afectadas, la situación es de mayor tranquilidad y la alcaldía se abocó a "hacer una revisión general de los evacuados, con vacunaciones por hepatitis", dijo a radio La Red el subsecretario de Políticas Sociales Sergio Sequeira.

El funcionario reconoció que todavía deberá pasar una semana para que se normalice la vida de los vecinos ya que se derrumbaron casas y "la gente perdió todo".

"Los políticos tenemos que hacer un mea culpa", dijo Sequeira en relación las críticas de las que han sido objeto las distintas administraciones por las inundaciones que se repiten periódicamente.

En otras localidades miles de evacuados han retornado a sus viviendas, donde ahora afrontan riesgos sanitarios.

El drama de quienes perdieron todas sus pertenencias interfirió en la campaña para las elecciones presidenciales del 25 de octubre. Opositores y analistas cuestionaron la desidia de las autoridades a la hora de concretar las obras hidráulicas presupuestadas.

Los expertos atribuyeron las inundaciones en Argentina al fenómeno climático, a las construcciones indebidas realizadas sobre humedales que no facilitan el drenaje y a la existencia de canales ilegales en los campos a través de los cuales los agricultores derivan el exceso de agua a los ríos.

-------

El corresponsal de AP Leonardo Haberkorn colaboró con este despacho desde Montevideo