Oposición siria: Jezbolá debe enfrentar juicio

La oposición siria dijo el martes que los líderes libaneses de Jezbolá deben ser llevados a juicio por luchar del lado del gobierno en la guerra civil siria.

El aumento de la participación de Jezbolá ha coincidido con un cambio en el rumbo de la lucha en favor de las fuerzas del presidente Bashar Assad, y puede ser un factor en el mismo.

También el martes, una delegación de las Naciones Unidas encargada de investigar el uso de armas químicas aterrizó en el Líbano en camino para su primer viaje a Siria.

El apoyo activo de Jezbolá a las fuerzas de Assad ha avivado las llamas de las tensiones sectarias en la región. El conflicto sirio, ahora en su tercer año, está cada vez más marcado por líneas sectarias que enfrentan a los suníes contra los chiíes, y se desborda al Líbano.

Los rebeldes que luchan para derrocar a Assad, con una abrumadora mayoría suní, ven la participación de Jezbolá como una declaración de guerra.

"Hacemos un llamado para que los líderes de Jezbolá sean llevados a juicio por los delitos de terrorismo cometidos en territorio sirio", dijo el martes un comunicado de la Coalición Nacional Siria, el principal grupo de oposición sirio, que cuenta con el respaldo de las potencias occidentales.

La Unión Europea incluyó el lunes al ala militar de Jezbolá en su lista de organizaciones terroristas, después de recibir presión diplomática de Estados Unidos e Israel.

Algunos países europeos presionaron por una medida de la UE al citar un ataque terrorista del año pasado en Burgas, Bulgaria, un centro turístico en el Mar Negro, en el que murieron cinco turistas israelíes y un búlgaro. El ala militar de Jezbolá fue acusada de estar involucrada, una acusación que negó.

Varios países de la UE han señalado la participación de Jezbolá en Siria como una razón más para la medida.

El grupo opositor celebró la decisión de la UE, pero insistió en la necesidad de que los países europeos tomen "medidas concretas que contribuyan a detener la participación de la milicia en Siria".

Irán y Siria dijeron el martes que la decisión de la UE responde a los intereses de Israel.

El portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Abbas Araghchi, dijo en una conferencia de prensa en Teherán que la denominación era "extraña", carecía de cálculo y no cambiará la "identidad popular y de búsqueda de la justicia" de Jezbolá.

Tratando de apaciguar las preocupaciones en Beirut, la embajadora de la UE en el Líbano, Angelina Eichhorst, dijo tras reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores interino del Líbano que la UE trabajará con cualquier gobierno libanés "incluso si Jezbolá es parte del mismo".

Jezbolá y sus aliados dominaban el gobierno del primer ministro Najib Mikati, que dimitió en marzo. Los políticos no han sido capaces de formar un nuevo gobierno desde entonces.

Más de 93.000 personas han muerto durante la guerra civil en Siria y millones han sido desplazadas. Ambos bandos se acusan mutuamente de haber usado armas químicas durante el conflicto.