Ferguson: Recuerdan con protestas muerte de Michael Brown

Un año después del incidente mortal que obligó a escudriñar con mayor profundidad la interacción de la policía con la comunidad negra, la muerte de Michael Brown, de 18 años, en Ferguson, Missouri, fue recordada el domingo con cuatro minutos y medio de silencio y una marcha encabezada por su padre.

Una multitud de centenares de personas que se congregaron para conmemorar a Brown enmudecieron a las 12:02, la hora en que fue muerto, y prolongaron el silencio para simbolizar las cuatro horas y media que el cadáver yació en la calle. Dos palomas fueron soltadas al final del acto. La policía se mantuvo en general a distancia de la ceremonia.

Michael Brown padre trenzó sus manos con otros para encabezar la marcha que comenzó en el lugar donde su hijo, un joven negro desarmado, fue muerto por el policía blanco Darren Wilson el 9 de agosto del 2014. Un jurado de investigación y el Departamento de Justicia resolvieron que era improcedente enjuiciar a Wilson, quien renunció en noviembre.

Sin embargo, la muerte del joven impulsó el surgimiento a nivel nacional del movimiento de protesta "Las Vidas de los Negros Importan".

Michael Brown padre hizo un alto momentáneo durante la marcha en un lugar donde se instaló un monumento permanente dedicado a su hijo y afirmó: "Te extrañamos".

El padre agradeció a los presentes por no permitir que lo que sucedió a su hijo fuese olvidado.

Horas después el domingo, centenares de personas acudieron a la Iglesia de la Gran Familia de St. Mark para una ceremonia en recuerdo de Brown; el padre del joven y otros parientes estuvieron sentados atrás del púlpito.

"Ustedes saben por instinto que estuvo mal, que lo que hizo el agente fue injustificado", dijo Anthony Gray, uno de los abogados de la familia Brown, sobre la muerte a tiros del joven.

Michael Brown padre también encabezó otra marcha que congregó a varios centenares de personas el sábado. Dijo que su familia sigue de luto, pero cree que el legado de su hijo sobrevive en la mayor conciencia social sobre las muertes a manos de policías y el renovado escepticismo hacia lo que dicen los agentes sobre las causas de esos incidentes.

El aniversario también propició renovadas protestas, aunque mucho menores a las de hace un año.

Pocos centenares de personas se congregaron el sábado afuera de la estación de policía de Ferguson pero no hubo arrestos a pesar de los momentos de tensión por las consignas que la multitud profería contra los agentes.

Los organizadores de algunas de las actividades programadas para el fin de semana anunciaron que el lunes será día de desobediencia civil aunque no facilitaron detalles específicos.

Durante la marcha, Vernice Durgins, una afroamericana de 60 años, de Ferguson, dijo que ha visto poco progreso en el último año.

"Me enferma pensar en lo que ocurrió", afirmó. "Pudieron haber sido mis hijos o mis nietos".

En Nueva York, manifestantes se tiraron en el pavimento en Brooklyn, se mantuvieron en silencio un momento y después se levantaron para sumarse a una marcha que se dirigía Manhattan, donde habría otra gran concentración durante la jornada.

En la marcha, decenas de personas cargaban una pancarta gigante que decía "Las vidas de los Negros Importan".

___

El periodista de The Associated Press, Jeff Roberson, contribuyó a este despacho.