Sun Yang y una polémica ausencia en la final de 1.500 libre

Sun Yang se despidió del Mundial de natación con un par de medallas de oro, pero al mismo cubierto por un manto de misterio.

El astro chino no se presentó para la final de los 1.500 metros estilo libre, provocando caos en los minutos previos de una carrera en la que había ganado el título en las dos ediciones anteriores.

Sun, de 23 años, explicó después que un problema cardiaco le impidió competir en la jornada del domingo.

El carril del nadador chino quedó vacío y el italiano Gregorio Paltrinieri se alzó con la victoria.

"Vine a competir y durante el calentamiento en la piscina no me sentí bien en el corazón y decidí no competir", dijo Sun en una rueda de prensa tras el programa dominical. "Lo lamento".

El portavoz de la Federación Internacional de Natación, Pedro Adrega, indicó que delegados chinos le informaron que Sun sintió "algo en el pecho" cuando calentaba.

Sun explicó que él tomó la decisión de no nadir en los 1.500 y que se hará examinar el corazón cuando regrese a China el lunes.

Los rivales de Sun reaccionaron sorprendidos.

"Los jueces gritaban desesperados. '¿Dónde está Sun Yang?", contó Paltrinieri. "Era una locura".

Sun apareció al final de la noche para recibir su premio como mejor nadador masculino del campeonato tras consagrarse en los 400 y 800 libre. Era amplio favorito en los 1.500, prueba en la que se adjudicó el oro olímpico en Londres 2012.

El entrenador del equipo de Brasil, Alberto Silva, informó a The Associated Press que se produjo un incidente en la piscina de calentamiento la mañana del domingo, cuando una de sus nadadoras estaba en el mismo carril que Sun. Silva señaló que no cree que eso fue lo que provocó que Sun no compitiera.

"Hubo una discusión", dijo Silva, resaltando que nadie salió lastimado. "Es una nadadora chiquita en estatura y él es muy alto. Él se le cruzó por delante".

Silva dijo que se quejó ante funcionarios de la FINA, que hablaron con un delegado del equipo chino.

"(Los chinos) se acercaron a los brasileños y se disculparon. Eso fue todo", dijo Silva, quien declinó identificar al nadador brasileño.

Eliana Alves, portavoz del equipo brasileño, señaló a la AP que Sun y la nadadora brasileña chocaron en la piscina, "pero no fue una pelea".

En Kazán, Sun regresó a la alta competencia tras purgar el año pasado una suspensión de tres meses por consumir un estimulante prohibido. Sun explicó que el positivo se debió al ingrediente de un fármaco que ingirió para el tratamiento de un problema cardiaco y que no sabía que estaba prohibido.

Cumplió el castigo inmediatamente después de dar positivo en mayo. Pero los chinos mantuvieron en secreto el resultado del control durante seis meses, y no fue hasta en noviembre que la FINA difundió la sanción en su portal de Internet.

En la final de los 1.500, Paltrinieri adelantó al canadiense Ryan Cochrane a los 500 metros y controló el ritmo de la carrera durante el resto de la prueba para finalizar en 14:39.67.

El estadounidense Connor Jaeger quedó en segundo. Cochrane, quien llevaba tiempo para fijar una nueva marca mundial a los 400 metros, quedó tercero.

La húngara Katinka Hosszu estuvo cerca de alcanzar una marca mundial en los 400 combinado antes de perder fuelle en la vuelta final de nado libre, pero ganó la competencia con 4:30.39.

Hosszu, que tiene por sobrenombre "la dama de hierro" por su incesante calendario de competencias, también ganó los 200 combinado femenino estableciendo récord mundial.

Por su parte el japonés Daiya Seto se impuso con autoridad en los 400 combinado masculino para ganar su segundo título consecutivo.

Seto se puso al frente desde el comienzo y llegó a la meta en 4:08.50, 19 décimas más rápido que hace dos años en Barcelona. El campeón olímpico Ryan Lochte no se clasificó a la final, aunque antes había ganado la prueba de 200 combinado.

La australiana Bronte Campbell sumó el título de 50 libre al que ya había ganado en los 100.

Una de las sorpresas de la jornada final fue la medalla de plata lograda por la jamaiquina Alia Atkinson en 50 pecho, la primera en la historia de su país en este deporte. La sueca Jennie Johansson ganó la prueba en 30.05 segundos.