Un guardia del Astillero Naval de Washington muerto en el tiroteo del 16 de septiembre en el complejo fue recordado el sábado en una ceremonia funeral realizada en Severn, Maryland, como un padre cariñoso y firme protector de sus tres hijas y los 2.000 trabajadores del lugar.

El funeral de Mike Ridgell fue uno de dos últimos servicios funerales para las 12 personas que murieron en el ataque a tiros en la instalación.

El otro funeral se realizó en Washington el sábado para la administradora de seguridad de redes Sylvia Frasier.

Centenares de personas asistieron al servicio religioso en honor a Ridgell.

El vicealmirante William Hilarides dijo que Ridgell mantuvo su posición en el vestíbulo el día del tiroteo y ofreció el sacrificio supremo.

El FBI dice que el pistolero Aaron Alexis baleó a varias personas en los pisos superiores del edificio 197 antes de matar a Ridgell y quitarle la pistola. Alexis usó entonces la pistola para balear a otros, hasta que fue muerto a tiros por un policía federal de parques.