Obama y Netanyahu defienden sus posiciones sobre Irán

El presidente Barack Obama y el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu hicieron llamados el martes a la comunidad judía estadounidense en busca de apoyo a las posiciones opuestas de ambos sobre el acuerdo nuclear con Irán.

Obama se reunió en privado en la Casa Blanca por más de dos horas con líderes judíos, presentándoles argumentos detallados en favor del acuerdo y exhortando a los oponentes -- algunos de los cuales estaban en la sala -- a limitarse a los hechos a la hora de presentar sus propios argumentos, de acuerdo con participantes. El vicepresidente Joe Biden también estaba presente.

El encuentro se produjo horas después de que Netanyahu expresó su postura contraria en una transmisión por internet en vivo con más de 10.000 participantes, de acuerdo con los grupos judíos estadounidenses que organizaron el evento.

El primer ministro criticó el convenio que restringe el programa nuclear de Irán a cambio de una reducción de las sanciones y lo describió como un "acuerdo malo" que acerca a Teherán a la fabricación de una bomba atómica.

"El acuerdo nuclear con Irán no bloquea el camino de Irán hacia la bomba", dijo. "De hecho, prepara el camino de Irán hacia la bomba".

Netanyahu, uno de los críticos más enconados del acuerdo, rechazó además la afirmación de Obama de que los detractores del acuerdo diplomático son favorables a la guerra. El premier israelí dijo que esa afirmación es "completamente falsa" y señaló que Israel quiere la paz, no la guerra.

Obama y Netanyahu hicieron sus exhortaciones en vísperas de un discurso sobre política exterior que Obama pronunciará ante el Congreso con esperanzas de fortalecer el respaldo al acuerdo.

Llegan también en momentos de una intensa campaña de cabildeo en el Capitolio, donde los legisladores tienen previsto someter a votación el pacto nuclear el próximo mes.

La votación será una de las decisiones más importantes del Congreso sobre seguridad nacional en los últimos años.

La Casa Blanca se está preparando ante la posibilidad de que los legisladores rechacen el acuerdo y está concentrando sus esfuerzos en conseguir suficiente respaldo de los demócratas para sostener un veto. Solamente se necesita una cámara del Congreso para sostener el veto.

El portavoz de Obama, Josh Earnest, dijo el lunes que la Casa Blanca está confiada de que puede sostener un veto "al menos en la cámara baja".

La postura del presidente en el Senado se fortaleció el martes gracias al respaldo que expresaron al acuerdo los senadores demócratas Barbara Boxer y Tim Kaine, ambos miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores.

Entre la veintena de líderes judíos participantes en la reunión con Obama estaban Michael Kassen y Lee Rosenberg, del Comité Estadounidense-Israelí de Asuntos Públicos, que se opone vehementemente al pacto, así como Jeremy Ben-Ami, de J Street, que está entre sus partidarios más activos. La Casa Blanca dijo que participaron representantes de la Unión Ortodoxa, el Congreso Mundial Judío y la Liga Anti-Difamación.

___

Julie Pace está en Twitter como: http://twitter.com/jpaceDC