FARC piden a Jackson mediar en liberación de rehén

La guerrilla de las FARC le pidió el sábado al reverendo Jesse Jackson su mediación para la liberación de un ciudadano estadounidense en su poder desde junio.

"Solicitamos al reverendo Jesse Jackson y al señor Carlos Lozano Guillén intermedien y hacer expedita la liberación" del norteamericano Kevin Scott Sutay, dijeron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en un comunicado en su cuenta oficial en Twitter.

"Las FARC-EP han tomado la determinación de solicitar al reverendo Jesse Jackson, ponga a disposición de este empeño su experiencia y probidad para hacer expedita la liberación de Kevin Scott", agregó en el comunicado el grupo insurgente.

Advirtió que junto a Jackson "deberá acompañar esta misión el integrante de Colombianas y Colombianos por la paz, el señor Carlos Lozano Guillén", director del semanario Voz, del Partido Comunista Colombiano.

Según las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la liberación de Sutay "es una decisión unilateral de las FARC que responde en estricto a consideraciones humanitarias. Nada se ha exigido a cambio de este gesto, que sólo tiene el propósito de contribuir a un medio ambiente positivo para la paz de Colombia".

Según el grupo armado ilegal, "si esta liberación no se ha producido es porque el gobierno colombiano no brindó las condiciones mínimas necesarias que solicitamos para este procedimiento".

Jackson llegó a Cuba el viernes para reunirse con líderes religiosos de la isla, según declaraciones a reporteros a su arribo a un hotel de la capital cubana.

Jackson ha viajado a Yugoslavia, Siria e Irak para ayudar a conseguir la libertad de ciudadanos estadounidenses detenidos. Sin embargo, en sus comentarios Jackson no mencionó el tema del ex militar estadounidense.

Jackson ha visitado la isla en varias ocasiones y se ha reunido con Fidel y Raúl Castro. En 1984 ayudó a negociar la liberación de 26 presos cubanos, que en su mayoría se exiliaron.

La visita del reverendo estadounidense a la isla coincide con la de la ex senadora colombiana Piedad Córdoba y con la presencia en la capital cubana de una delegación de las FARC que desde hace casi un año adelantan en La Habana conversaciones con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos para tratar de poner fin a casi 50 años de confrontaciones entre las partes.

La ex senadora Córdoba anunció el sábado que declinó participar en la liberación del ex militar estadounidense.

En anuncio fue hecho por Córdoba en una carta abierta enviada a Santos y al máximo comandante de las FARC, "Timoleón Jiménez" o "Timochenko", cuyo verdadero nombre es Rodrigo Londoño Echeverry.

"Quiero comunicar a ustedes nuevamente por escrito... que es para mí imperativo, ético y moral, ayudar para que se dé la libertad del ciudadano norteamericano y el retorno al seno de su familia, por lo que reitero que declino a ser parte de esta misión humanitaria", aseguró Córdoba en la misiva.

"Esta decisión la he tomado desde semanas atrás, en razón de mis convicciones", agregó.

Con anterioridad Santos había dicho que, para evitar un show mediático, no autorizaría la participación de Córdoba en la liberación del estadounidense.

Para esa misión, dijo el gobernante, sólo tenían autorización los integrantes en Colombia del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Sutay fue secuestrado en el municipio de El Retorno, departamento de Guaviare y a unos 290 kilómetros al sureste de Bogotá.

El grupo rebelde dijo un mes después de la retención ilegal que entregaría al norteamericano al Comité Internacional de la Cruz Roja y a Córdoba, quien en el pasado medió para que las FARC dejaran libres a unos 30 secuestrados.

-----

La corresponsal de AP en La Habana Anne Marie García colaboró con esta nota.