Norwegian inmoviliza uno de sus nuevos Dreamliners

Norwegian Air Shuttle ASA se convirtió el sábado en la aerolínea más reciente en dejar en tierra un Boeing 787 Dreamliner para que la compañía aeroespacial estadounidense pueda examinar un presunto problema técnico.

El avión "no ha sido lo suficientemente confiable y los pasajeros han sido sometidos a demasiados retrasos", dijo el vocero de Norwegian, Lasse Sandaker-Nielsen. Se negó a dar detalles sobre las dificultades técnicas encontradas.

Mientras tanto, la aerolínea escandinava de bajo costo alquilará un Airbus A340 para cubrir sus dos nuevos destinos de larga distancia a Nueva York y Bangkok desde Estocolmo. Norwegian Air Shuttle ordenó ocho Dreamliners y ha recibido dos.

El Dreamliner es el primer avión comercial construido en su mayor parte de materiales compuestos más livianos. Boeing asegura que la nave reduce el consumo de combustible en un 20% y el costo de las operaciones en un 30%. Es también la primera en utilizar ampliamente las baterías de iones de litio, que pesan menos, se cargan con mayor rapidez y contienen más energía que las convencionales de tamaño similar.

Sin embargo, el avión se ha visto plagado de problemas desde que en enero se ordenó que permaneciera en tierra en todo el mundo luego de un incidente en un vuelo de la aerolínea japonesa All Nippon Airways, en el cual se detectó que las baterías se sobrecalentaban o se incendiaban. Los vuelos se reanudaron cuatro meses después de que se les instaló un sistema de baterías remodelado.

Pero en julio un Dreamliner de Ethiopian Airlines se incendió mientras estaba estacionado en el aeropuerto Heathrow de Londres, y la aerolínea polaca LOT reportó problemas técnicos y exigió que Boeing intente solucionar una posible amenaza a la seguridad.

En agosto, All Nippon Airways y Japan Airlines dejaron brevemente en tierra sus 787 por problemas de cableado no relacionados con los defectos de las baterías.