Totó la Momposina: Creo que la música es sagrada

Totó la Momposina tiene una filosofía clara: "lo nuevo es lo viejo y lo viejo es lo nuevo".

Por eso no tuvo problema a la hora de destapar algunos ases que mantuvo 23 años bajo la manga para incluirlos en su nuevo-viejo álbum "Tambolero", creado con canciones grabadas en la sesión de su clásico disco "La candela viva".

"Estoy cantando lo viejo nuevo", dijo Totó a The Associated Press en una entrevista telefónica reciente desde "aquí, o en cualquier parte del mundo" (en realidad habló desde París, mientras preparaba un concierto).

Las canciones de "Tambolero", que sale a la venta el 7 de agosto en Norteamérica, suenan perfectamente vigentes más de dos décadas después de haber sido grabadas por Totó y sus Tambores en los Real World Studios de Inglaterra en 1993, cuando pese a ser una artista con mucha experiencia en los escenarios realizaba su disco debut, "La candela viva".

Para esta nueva producción se restauraron las cintas originales, se llevaron a formatos digitales y se reeditaron y mezclaron. También se agregaron algunos instrumentos y se reforzaron los coros con la voz de dos nietas de Totó. Cabe destacar que una de ellas, María del Mar, era casi una bebé cuando se grabó el primer disco y la otra, Oriana Melissa, ni siquiera había nacido.

"Estamos en una nueva época, en una nueva era donde se utiliza mucho lo electrónico", dijo Totó. "Pero cuando tú encuentras la música hecha con amor naturalmente, con los instrumentos naturales, con el sentimiento de amor musical, pues la música suena con un toque de una energía ancestral".

"La música ella solita se presenta y habla por sí misma y eso fue lo que hicimos con 'Tambolero''', agregó Totó, quien recordó que en el momento de grabar las cintas originales se hizo en bloque, "lo que salió salió".

"Gallinacito" y "Tambolero" son dos piezas inéditas del álbum, la segunda de ellas un homenaje al famoso percusionista colombiano Paulino Salgado.

"Seguramente debe de estar estudiando allá en el infinito", dijo Totó sobre el músico originario de San Basilio de Palenque que fue su tamborero.

Ganadora del Premio a la Excelencia Musical de la Academia Latina de la Grabación en 2013, Totó cumple el sábado 75 años, pero su voz y su actitud ante la vida la hacen parecer de menos edad.

Su secreto para mantenerse jovial es sencillo: "Soy una persona que no envidio a nadie, no fumo, no bebo, vengo con una misión, creo que la música es sagrada y como tal se debe uno de portar y más cuando hace música ancestral".

La música, dice, es una forma de venerar sus raíces y de presentar a Colombia ante el mundo. Para Totó esta es una gran responsabilidad.

"Si un pueblo no escucha su música ni respeta su música está grave", señaló. "No solamente es Colombia, es la América Latina".

"Cuando un pueblo se sienta identificado, posesionado, orgulloso, pero no la mitad del pueblo sino el pueblo en sí", dijo, "ese día podremos decir que hemos ganado la batalla, porque un pueblo con cultura es un pueblo que piensa".