Hombre describe hallazgo que podría ser de Malaysia Airlines

Johnny Begue estaba recogiendo piedras en la isla francesa del Océano Índico donde vive cuando dice que vio una parte de avión que el agua había arrojado a la arena.

El fragmento podría ser el primer indicio de lo que sucedió con el Vuelo 370 de Malaysia Airlines, que desapareció el año pasado con 293 pasajeros a bordo. A pesar de los enormes esfuerzos de búsqueda no se han logrado encontrar señas del avión, y las autoridades analizan la pieza para ver si corresponde con la aeronave.

"Supe de inmediato que era parte de un avión, pero no caí en la cuenta de lo importante que era, que podría ayudar a resolver el misterio de lo que pasó con la aeronave malasia", dijo Begue, de 46 años, el jueves a The Associated Press.

Begue es el supervisor de trabajadores que dan mantenimiento a los senderos que conducen a las playas del área de Saint-André con el fin de evitar que los frondosos arbustos tropicales los cubran de maleza.

Comentó que llamó a varios de sus colegas y sacaron el fragmento del ala del agua para que el oleaje no la golpeara contra las rocas volcánicas que forman la mayor parte de la playa.

Las autoridades no hicieron comentarios el jueves sobre si Begue fue el primero en reportar el descubrimiento de la pieza. Su colega Teddy Riviere corroboró su versión y lo elogió por el descubrimiento. Los miembros del equipo de fútbol de Begue bromearon con él por su nueva fama en la prensa local.

Begue dijo que también descubrió una pieza de equipaje cercana, pero no está claro si tiene relación con la parte del avión.

Aunque las autoridades aún analizan si la pieza de la aeronave pertenece al Vuelo 370, Begue dijo la noche del jueves: "Saldremos en la mañana para comenzar a hacer un monumento conmemorativo. Utilizaremos piedras y quizá plantaremos algunas flores en el sitio".

"Queremos mostrarle nuestro respeto a la gente que murió", dijo.

Dijo que le llamó a Radio Freedom, su estación favorita en Reunión, y a la policía después de encontrar la parte de ala. Y en cuestión de horas el mundo cayó en la cuenta de que la parte del avión en una playa desolada en esa isla era posiblemente del Vuelo 370.

"Caminaba por la playa en busca de piedras que son utilizadas para moler especies", dijo Begue. "Y ahí estaba. Era muy grande, uno no podía no verla".

Begue aún se está acostumbrando a la importancia del hallazgo.

"Al principio no sabíamos lo que era, pero ahora comprendo. Me siento orgulloso de que Reunión sea conocida por tan importante acontecimiento", afirmó.