Nicaragua: Condenan a policías por muerte de 2 niños

Nueve policías involucrados en la muerte a tiros de dos niños y una mujer durante un operativo antidrogas fueron condenados a penas entre dos y 11 años de prisión el jueves.

La juez penal Alia Dominga Ampié impuso 11 años de prisión al capitán Zacarías Salgado, quien según la investigaciones de la Fiscalía, estaba a cargo del operativo antidrogas la noche del 11 de julio en la comarca Las Jagüitas, al sureste de la capital, en el cual además de los muertos, resultaron heridas tres personas más.

El resto de oficiales tendrán penas de nueve, seis, cuatro y dos años, según el grado de participación en los hechos.

Los nueve policías se declararon culpables de homicidio imprudente, lesiones gravísimas imprudentes, exposición de personas al peligro y daños, imputados por la fiscalía el 22 de julio. Ese día pidieron perdón por los hechos a los familiares y a la sociedad.

En la audiencia inicial, Yelka Ramírez, la madre de los niños fallecidos y hermana de una joven de 22 años que también murió como consecuencia de los disparos, dijo no aceptar el perdón de los policías y exigió justicia, pidiendo que se aplicara la pena máxima en contra ellos.

Posterior a la audiencia se declaró decepcionada del sistema penal y afirmó que no volvería más al juicio por considerarlo "una payasada". Movimientos de mujeres y particulares realizaron el miércoles un plantón en las afueras del Complejo Judicial de Managua, en respaldo a Ramírez y su familia.g

Durante el operativo antidrogas, los policías dispararon contra el automóvil en el que se trasladaban las víctimas tras asistir a un acto religioso.

Luego de lo ocurrido, en un primer momento la jefa de la policía de Nicaragua, primer comisionada Aminta Granera, dijo que en el operativo participaban 22 oficiales. Posteriormente, la fiscal Ana Julia Guido señaló el 17 de julio que los investigados eran 14, y al momento de presentar la acusación solo se mencionaron los nombres de nueve.

Granera dijo que "esta es una tragedia" derivada de "la forma irresponsable" en la que actuaron, y prometió que se haría justicia.

Los oficiales, que esperaban un cargamento de drogas en una zona oscura de la comarca, hicieron parada al vehículo en el que iban las víctimas. Sin embargo, el conductor creyó que se trataba de asaltantes y aceleró, ante lo cual los policías abrieron fuego.