La FIFA ordenó que Ucrania juegue su próximo partido de la eliminatoria mundialista sin público, luego que varios espectadores incurrieron en manifestaciones racistas durante el cotejo ante San Marino.

En un comunicado emitido el viernes, el organismo rector del fútbol informó que "los aficionados locales protagonizaron aparentemente varios incidentes de racismo y discriminación durante el partido, en particular al mostrar pancartas neonazis y al hacer sonidos y gestos de monos, así como saludos nazis".

Asimismo, la FIFA informó que hubo "varios incidentes que involucraron artefactos pirotécnicos" y que violaron las regulaciones de seguridad.

Ucrania, que aplastó a San Marino por 9-0 en ese partido del 6 de septiembre, deberá pagar también una multa de 45.000 francos suizos (50.000 dólares).

La sanción significa que Ucrania recibirá a Polonia el 11 de octubre en un estadio vacío para un encuentro que sería crucial a fin de decidir los dos primeros puestos del Grupo H, en el que milita también Inglaterra.