Investigación AP: agua sucia en Río, riesgo para Olímpicos

Los atletas que compitan en los Juegos Olímpicos del año que viene van a nadar y remar en aguas tan contaminadas con excrementos humanos que corren el riesgo de enfermarse y no poder competir, o tener que hacerlo disminuidos, según una investigación de The Associated Press.

Un análisis de la AP sobre la calidad de las aguas comprobó altos niveles de virus y bacterias de aguas residuales en las sedes de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos. Estas conclusiones alarmaron a expertos internacionales y generaron desazón entre los competidores que han entrenado en los lugares, algunos de quiénes han sufrido fiebres, vómitos y diarrea.

Esta es la primera investigación independiente sobre la existencia de virus y bacterias en las sedes olímpicas.

Funcionarios brasileños han asegurado que el agua es segura para los atletas olímpicos, pero el gobierno no realiza pruebas en busca de virus y el Comité Olímpico Internacional no piensa pedirle que lo haga.

El doctor Richard Budgett, director médico del COI, dijo después de ver los hallazgos de AP que está bien buscar sólo baterías para determinar si el agua es segura para los atletas, ya que esa es la norma aceptada a nivel global.

"Hemos recibido garantías de la Organización Mundial de la Salud y otros de que no hay riesgo significativo para la salud de los deportistas", dijo a AP en un aparte de una reunión del COI en Malasia.

Muchos expertos en agua y salud estadounidenses y europeos presionan a las agencias regulatorias para que incluyan pruebas de virus para determinar la calidad del agua, dado que la mayoría de las enfermedades derivadas de actividades recreativas acuáticas son de origen viral, no bacterial.

"Habrá personas que presionen para hacer toda clase de pruebas más, pero seguimos el experto consejo y recomendaciones oficiales sobre cómo supervisar el agua de forma eficaz", indicó el doctor Budgett.

¿Su recomendación para los deportistas que están en contacto con estas aguas?

"Es importante lavarse las manos para reducir los riesgos de una infección de cualquier tipo", manifestó. "Hay que seguir las reglas higiénicas básicas típicas de las competencias de vela, natación o remo. Solo que con más énfasis".

Expertos afirman que estas medidas no bastan para proteger a los deportistas que se mojan durante las pruebas y que casi seguramente se infectarán con virus que entran por su boca, su nariz o algún corte.

La contaminación de las aguas es común en Brasil, donde la mayor parte de las aguas residuales no son tratadas y buena parte de los desechos son canalizados por cunetas al aire libre y vertidos en ríos y arroyos que desembocan en las sedes olímpicas.

Como consecuencia de ello, los atletas olímpicos que competirán en deportes acuáticos seguramente entrarán en contacto con virus capaces de causarles enfermedades y que en algunos análisis alcanzaban un nivel 1,7 millones de veces superior a lo que sería considerado aceptable en una playa del sur de California.

A pesar de las promesas que vienen haciendo las autoridades desde hace décadas de limpiar las aguas, los visitantes se topan con un fuerte hedor apenas llegan al aeropuerto de Río. Las famosas playas de Río están desiertas por el barro pútrido que acarrean las olas y en el lago olímpico Rodrigo de Freitas aparecen a menudo peces muertos.

"Estas son básicamente aguas residuales", dijo John Griffith, biólogo marino del Southern California Coastal Water Project, un organismo independiente. Griffith examinó los protocolos, la metodología y los resultados de las pruebas hechas por la AP.

"Agua de los inodoros y las duchas, todo lo que la gente tira en sus fregaderos... Todo eso se mezcla y va a parar a las aguas de las playas. Sitios como estos serían cerrados inmediatamente aquí", dijo aludiendo a Estados Unidos.

Vera Oliveira, funcionaria de la Secretaría del Medio Ambiente de Río que supervisa las aguas, dijo que las autoridades no analizan los niveles de virus del lago olímpico, cuyo control de calidad está bajo jurisdicción de la ciudad.

Las otras sedes acuáticas de los Olímpicos son jurisdicción de la agencia del medio ambiente del estado de Río.

Leonardo Daemon, coordinador de calidad de agua del organismo estatal, dijo que su dependencia sigue de manera estricta las regulaciones brasileras y olímpicas sobre calidad del agua, a partir del estudio de los niveles de bacteria.

"¿Qué parámetros deberíamos seguir para medir la cantidad de virus? Porque la presencia o ausencia de un virus en las aguas... necesita tener un patrón, un límite", afirmó. "No hay parámetros para la cantidad de virus tolerable en relación con la salud humana en lo que compete al contacto con el agua".

Numerosos atletas con ambiciones olímpicas se zambullirán en las aguas de Copacabana este sábado para participar en pruebas clasificatorias para el triatlón, y a partir del miércoles se realizará el Campeonato Mundial Juvenil de Remo en el lago olímpico. En agosto hay programados ensayos de vela y del maratón de natación.

Más de 10.000 atletas de 205 países participarán en los juegos y cientos de ellos navegarán aguas próximas a la Marina da Gloria de la Bahía de Guanabara, nadarán en las playas de Copacabana o remarán en las aguas saladas de lago Rodrigo de Freitas.

La AP encargó cuatro tandas de análisis en cada una de esas tres sedes olímpicas y también examinó el oleaje de la playa de Ipanema, popular entre los turistas pero donde no habrá competencias. Se tomaron 37 muestras en las que se buscaron tres tipos de adenovirus humanos, además de rotavirus, enterovirus y bacterias coliformes de materia fecal.

Las pruebas hechas por la AP, que continuarán en el próximo año, indicaron que ninguna de las sedes tiene agua donde se pueda nadar o navegar a salvo, según expertos internacionales.

Se encontraron reiteradas veces altos niveles de adenovirus humanos activos e infecciosos, que se reproducen en los aparatos intestinales o respiratorios de la gente. Son virus que causan malestares estomacales, respiratorios y de otros tipos, incluidas fuertes diarreas y vómitos.

Las concentraciones de los virus eran equivalentes a las que se encuentran en aguas residuales, incluso en una de las zonas examinadas menos contaminada, la playa de Copacabana, donde se realizarán el maratón y el triatlón y en la que se espera que se bañen probablemente unos 350.000 turistas extranjeros.

"Todo el mundo corre el riesgo de sufrir infecciones en estas aguas contaminadas", dijo Carlos Terra, hepatólogo y director de una asociación de médicos especializados en la investigación y el tratamiento de trastornos hepáticos de Río.

Kristina Mena, una estadounidense especializada en le evaluación de los riesgos asociados con los virus de las aguas, analizó la información de la AP y calculó que los deportistas que participan en deportes acuáticos tendrán un 99% de posibilidades de sufrir infecciones si ingieren tres cucharadas pequeñas de agua. Indicó que el que alguien se sienta enfermo, o no, dependerá de su sistema inmunológico así como de otros factores.

No sólo los nadadores corren peligro de contraer infecciones. También quienes participen en pruebas de vela, canotaje y, en menor medida, remo tienden a mojarse cuando compiten, además de que podrían absorber algún virus por las vías respiratorias. Los virus pueden contraerse vía oral, por los ojos, un orificio o, incluso, a través de una pequeña cortada.

Se pensó que el lago Rodrigo de Freitas, que ha sido limpiado en los últimos años, era seguro para los remeros. Sin embargo, los estudios de AP comprobaron que las suyas son de las aguas más contaminadas, con entre 14 millones y 1.700 millones de adenovirus por litro.

A título de comparación, los expertos que supervisan las aguas del sur de California se alarman cuando observan 1.000 adenovirus por litro.

"Si yo fuese a competir en los Juegos Olímpicos", dijo Griffith, el experto de California, "iría temprano y trataría de fortalecer mi sistema inmunológico antes de las competencias oficiales, porque no veo cómo pueden resolver el problema de las aguas residuales".