Caída en ventas de autos en China pega a la industria

La inversión de 5.000 millones de dólares de General Motors Co. para producir autos para China y otros mercados emergentes se ha dado justo cuando las productoras de autos se enfrentan a un colapso de la demanda en China, con la que contaban para impulsar su crecimiento.

Las ventas en junio en el mercado más grande de vehículos se encogieron en un 3,4% comparadas con el año previo, debido a una desaceleración en la economía y a que las ciudades intentan frenar el aumento de propietarios de vehículos para acotar la contaminación. El crecimiento en ventas se enfrió de su explosivo pico de 45% en 2009, pero los últimos números sorprendieron a analistas, que preveían un saludable 7 a 8% para este año.

El miércoles, Volkswagen AG dijo que sus ganancias del segundo trimestre cayeron 16% en parte debido a la debilidad de China, en donde las ventas del primer semestre cayeron 0,5%.

Aquellos que aún compran autos se benefician: GM y VW, las dos marcas de mayor venta en China, bajaron sus precios por hasta 53.900 yuanes (8,700 dólares). Los analistas dicen que las agencias pasan apuros financieros y es probable que las armadoras también tengan que compartir más ganancias con ellos.

"Los días en los que podías vender cualquier auto que hicieras se acabaron", dijo el analista de la industria Lin Huaibin, de IHS Automotive.

A pesar de la desaceleración, las armadoras avanzan con planes multimillonarios para aumentar la producción y crear modelos para los gustos chinos, lo que aumenta la competencia en un mercado saturado.

El martes, GM dijo que trabajaría con su socio principal chino, Shanghai Automotive Industries Corp., para elaborar vehículos a ser vendidos en China, Brasil, la India y México.

En abril, Ford Motor Co. y un socio local anunciaron que invertirían 1.100 millones en una fábrica en el noreste de China. Ford dijo que agregaría 200.000 vehículos a su capacidad de producción anual en China.

China superó a Estados Unidos en 2009 como el mercado más grande en cuanto a número de autos vendidos debido a un aumento en los ingresos y a que Beijing promovía a la industria como un motor para el desarrollo económico.

"El impacto a las ganancias en 2015 podría ser considerable", dijo Bernstein Research en un reporte. "Aún esperamos que China venda muchos más autos en años próximos, pero las utilidades en el mercado probablemente nunca serán iguales".

Las ventas en China siguen siendo enormes. GM dijo que un récord de 1,7 millones de vehículos de la marca GM se vendieron en la primera mitad de año, pero el crecimiento fue de solo 4,4% respecto al año previo, menos de la mitad del aumento del 10,7% en el primer semestre del 2014.

"No es que los clientes no quieran comprar autos. Sí quieren hacerlo, pero están ahorcados", dijo Zhang Xin, analista de Guotai Jun'an Securities en Beijing.