Montoya: Premio Rómulo Gallegos "me puso zapato en la boca"

El escritor colombiano Pablo Montoya aún se siente anonadado de haber ganado el XIX Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos que lo sacó del anonimato y que dice representa un reto frente a su postura crítica ante los galardones literarios.

"De alguna manera este premio me ha puesto un zapato en la boca en el sentido que yo he sido muy crítico de esos grandes premios, sobre todo con los comerciales", dijo Montoya el miércoles en una conferencia de prensa en Caracas, donde aceptará el honor el domingo.

El escritor elogió el Rómulo Gallegos al asegurar que cumple "una función eminentemente literaria" que lo distancia de otros premios comerciales otorgados por las grandes editoriales.

"El premio ha modificado mucho mi vida", confesó Montoya al manifestar preocupación por la visibilidad que ha alcanzado con el galardón, que lo ha llevado a abandonar su condición de profesor de literatura y "escritor oculto", como él mismo se identificó, a asumir un nuevo rol como novelista reconocido.

"La visibilidad ha sido algo que me ha inquietado mucho", recalcó.

Al hablar sobre lo que hará con los 100.000 dólares que recibirá por el premio, el novelista dijo que utilizará la suma para comprarse una casa o un apartamento y "dejar de pagar el sempiterno arriendo".

Nacido en Barrancabermeja, Colombia, en 1963, Montoya ha publicado casi una veintena de libros de cuentos, poemas, ensayo y novela.

Al igual que muchos de sus compatriotas, se manifiesta inquieto por los años de conflicto que ha enfrentado Colombia y se muestra abiertamente a favor del proceso de paz que está llevando adelante el presidente Juan Manuel Santos, aunque sostuvo que los diálogos con las FARC penden de "un hilo" que "en cualquier momento se acaba".

Expresó que por el momento no tiene ningún nuevo proyecto narrativo entre manos, situación que aseguró le tranquiliza debido a que ahora lleva una agenda muy ocupada a raíz del premio, lo cual le impide tener tiempo para la escritura.

A una pregunta sobre su obra ganadora, "Tríptico de la infamia", indicó que la novela logró la atención del jurado debido a que mostró los tiempos de la conquista desde una perspectiva muy novedosa, como lo fue la visión de tres pintores de esa época.

"En mi novela hay un matiz muy crítico ante el catolicismo porque los personajes son protestantes", dijo el escritor, que criticó la época de la conquista en Latinoamérica al decir que fue "arrasadora" con dimensiones de "genocidio".

"El papa Francisco en su viaje a Bolivia pidió excusas a las comunidades indígenas. Yo no sé hasta qué punto las excusas sean creíbles cuando se siguen cometiendo excesos contra las comunidades indígenas, y sobre todo cuando esos excesos los comete la religión", señaló.

"Tríptico de la infamia" narra la historia de tres pintores protestantes que se convierten en testigos e intérpretes de los horrores cometidos en la Europa del siglo XVI en nombre de la religión, que se extendieron a la América recién descubierta. Cada parte está dedicada a uno de estos pintores: Jacques Lemoine, Francois Dubois y Théodore de Bry.

___

Fabiola Sánchez está en Twitter como https://twitter.com/fisanchezn