Irak: Mueren 18 soldados en ataques suicidas

Grupos milicianos en Irak usaron vehículos Humvee robados, cargados de explosivos, para lanzar el miércoles una serie de ataques suicidas contra las fuerzas de seguridad iraquíes que mataron por lo menos a 18 soldados, dijeron las autoridades.

Los ataques tuvieron lugar mientras el gobierno lucha por reconquistar territorio controlado por los extremistas en la provincia occidental de Anbar.

Primero, atacantes suicidas sucesivos embistieron con sus Humvee a soldados iraquíes emplazados frente al complejo de la Universidad de Ramadi cerca de la ciudad de ese nombre, capital provincial de Anbar, en manos del grupo extremista Estado Islámico. Dos oficiales dijeron a The Associated Press que esos ataques mataron a por lo menos 12 soldados.

Los dos oficiales --uno del ejército iraquí y otro de las fuerzas antiterroristas de elite-- también dijeron que ocho soldados iraquíes resultaron heridos en los ataques.

Poco más tarde el miércoles, otro atacante suicida lanzó su Humvee y lo hizo estallar en medio de soldados del ejército y paramilitares cerca de Faluya, a mitad de camino entre Ramadi y la capital Bagdad, con un saldo de seis soldados muertos y cuatro heridos, agregaron las fuentes.

Las fuerzas del gobierno iraquí recapturaron el domingo la universidad de Ramadi, a 5 kilómetros (3 millas) de la ciudad, de manos de Estado Islámico, que había capturado la ciudad de Ramadi a mediados de mayo.

Simultáneamente continuaron el miércoles los enfrentamientos al sudoeste de Ramadi, donde murió un soldado y ocho resultaron heridos, dijeron los oficiales. Agregaron que 14 insurgentes murieron.

Algunos milicianos seguían parapetados en edificios en el interior del complejo universitario y la infantería solicitó apoyo aéreo, agregaron. Hablaron con la condición del anonimato por no estar autorizados a informar a la prensa.

Hace algunos días, los militares iraquíes lanzaron una operación a gran escala para desalojar a los extremistas de Anbar.

La caída de Ramadi recordó el desplome de las fuerzas de seguridad hace un año ante el avance relámpago de Estado Islámico, que capturó una tercera parte del país, donde declaró un califato islámico junto con el territorio que controla en Siria.

Las fuerzas del gobierno, milicias chiíes y tribus suníes están congregando sus fuerzas en torno de la ciudad de Faluya, que fue la primera ciudad grande iraquí que cayó en manos de los extremistas a principios de 2014.