Israel aprueba nuevos asentamientos en pulso con colonos

La oficina del primer ministro israelí anunció el miércoles que había aprobado la "construcción inmediata" de 300 unidades residenciales en el asentamiento de Beit El, en Cisjordania, así como planes avanzados para otras 504 viviendas en zonas de asentamientos israelíes en el este de Jerusalén.

La noticia se produjo en medio de un pulso en Beit El, donde colonos israelíes chocaron esta semana con las fuerzas de seguridad israelíes cuando las autoridades comenzaron a derribar un polémico complejo residencial de colonos israelíes. El Tribunal Supremo israelí refrendó el miércoles la orden de demolición.

El gobierno israelí trató de evitar el derribo e hizo esfuerzos por legalizar el complejo, que se construía sin autorización del gobierno. El Tribunal Supremo rechazó el miércoles la solicitud de que se desestimara su orden anterior de demolerlo y ordenó que el procedimiento se completara para el jueves.

El ejército ha declarado la zona como área militar cerrada y expulsado a activistas que se habían atrincherado en el lugar.

La cuestión ha calentado los ánimos de algunos colonos, cuando se cumple una década desde la retirada israelí de la Franja de Gaza del verano de 2005, cuando Tel Aviv retiró a todos sus civiles y soldados de los asentamientos en el territorio y de algunos en Cisjordania.

Hace tres años, cuando el gobierno ordenó retirar otros edificios construidos en terrenos privados palestinos, Tel Aviv prometió que se construirían 300 unidades de viviendas en Beit El.

Las otras viviendas mencionadas el miércoles se encuentran en zonas israelíes del este de Jerusalén. El gobierno israelí afirma que estos son barrios inseparables de Jerusalén, que seguirían formando parte de su país en cualquier acuerdo de paz futuro. Sin embargo, los palestinos los consideran asentamientos y aseguran que la construcción en esas zonas es actividad ilegal de asentamientos, una posición que respalda la comunidad internacional.

Israel capturó el este de Jerusalén en 1967 y se anexionó la zona, en una maniobra que no tiene reconocimiento internacional.