Aviones turcos atacan posiciones de rebeldes curdos en Irak

Aviones turcos alcanzaron objetivos rebeldes curdos en el norte de Irak en una nueva operación aérea contra el grupo separatista, dijo un funcionario del gobierno el miércoles, mientras el partido procurdo turco pidió el cese inmediato de la violencia y la reanudación de las conversaciones de paz.

Las aeronaves atacaron durante la noche alrededor de media docena de posiciones, incluyendo refugios y almacenes, controladas por el Partido de los Trabajadores del Curdistán, o PKK, dijo el gobierno en un comunicado. Los blancos estaban en el montañoso bastión del grupo en Qandil.

Aviones de combate turcos han bombardeado posiciones rebeldes en el norte de Irak y el sureste de Turquía, en una nueva escalada de violencia entre el gobierno y los insurgentes. Los ataques aéreos se producen luego de que fuerzas curdas se atribuyeran el asesinato de dos policías la semana pasada.

Activistas curdos han responsabilizado al gobierno de un ataque suicida -- atribuido al grupo extremista Estado Islámico -- acusándolo de no hacer suficiente para frenar las actividades de la milicia radical.

Cazas turcos también han atacado a extremistas de Estado Islámico en Siria tras ese atentado.

Por su parte, el líder del procurdo Partido Democrático del Pueblo, Selahattin Demirtas, pidió la inmediata reanudación del proceso de paz entre el gobierno de Ankara y el PKK mientras el parlamento turco se preparaba para una sesión extraordinaria -- posiblemente a puerta cerrada -- para discutir los ataques de los rebeldes y EI y la respuesta de Turquía.

"Necesitamos crear inmediatamente las condiciones para un inmediato regreso al entorno de una tregua y al proceso de diálogo", dijo Demirtas.

Su llamado coincidió con la propuesta de un fiscal, que pidió que se le levante la inmunidad parlamentaria para poder ser procesado por insultar al partido gobernante en Turquía. La demanda de la fiscalía se produjo un día después de que el presidente, Recep Tayyip Erdogan, pidió que se actúe contra los líderes del partido curdo por supuestos vínculos con el ilegalizado PKK.