Un diálogo entre Eisenberg y Segel sobre ídolos y fama

"The End of The Tour" es la historia de dos David que se encuentran en una encrucijada.

Uno, el aclamado novelista David Foster Wallace, está en la cima del éxito. El otro, el escritor David Lipsky, no es un fracasado, pero ansía tener el talento y la fama de Wallace mientras escribe un perfil sobre el autor para la revista Rolling Stone.

La historia no se publicó, pero las conversaciones entre estos dos hombres durante la gira de prensa de "La broma infinita" ("Infinite Jest") en 1996 se convirtieron en un libro de memorias luego que Wallace se suicidó en el 2008.

Esos diálogos proporcionaron las bases para el filme protagonizado por Jason Segel (Wallace) y Jesse Eisenberg (Lipsky) sobre ese tenso y gracioso viaje en auto por el medio oeste estadounidense.

Segel y Eisenberg continuaron la épica conversación con The Associated Press.

AP: ¿Les pareció Lipsky compasivo?

Eisenberg: Sí... él tiene la presión de infiltrarse en la vida de este tipo y exponerlo. No es algo que necesariamente quiera hacer.

Segel: Una de las verdaderas prioridades de David Foster Wallace era la empatía. Parte de lo que trata la película es de un tipo que intenta desesperadamente de tratar a este otro tipo con empatía y cómo poco a poco se va desgastando por el tiempo, el cansancio y la constante acusación de que es un fraude.

Eisenberg: Estos tipos estaban luchando con verdaderos demonios y sentimientos reales de ineptitud e inseguridad.

AP: ¿Es de sabios conocer a tus ídolos?

Eisenberg: Probablemente no. Si te gusta el libro de alguien probablemente debes releerlo en lugar de tratar de conocerlo. Pienso en Philip Roth, porque es tan prolífico, y como que oí que fue antipático con alguien una vez. ¿Por qué querrías eso?

Segel: Quizás si haces que una persona tenga todas esas características, pierdes los estribos por no escribir libros tan maravillosos.

Eisenberg: ¿Qué quieres decir?

Segel: Si deificas a tu ídolo, eso explica por qué no eres tan maravilloso.

Eisenberg: Me imagino que si es importante para ti, terminarás decepcionándote si tienes la rara oportunidad de conocer a esa persona en un partido de los Knicks.

AP: ¿Debe el arte hablar por sí mismo?

Segel: Lipsky tiene un buen punto cuando dice que "si tu obra es tan personal, ¿no es leer tu trabajo otra forma de conocerte?". Creo que está en lo cierto. Es conocer a alguien en su mejor momento. Cuando conoces a tu ídolo a lo loco, está fuera de base. Y tiene derecho. "No estoy trabajando en este momento. Estoy de mal humor comprando comida".

AP: Eso lleva a las preocupaciones de Wallace por las entrevistas y el control. Pierdes el derecho a la vida cuando mueres, ¿pero también cuando eres entrevistado?

Eisenberg: Wallace probablemente no podía entender cómo gente como nosotros lo hace... el escrutinio puede paralizarte.

Segel: Me di cuenta hace tiempo de que hacer buen uso de mi tiempo no era sentarme en mi casa y decir que debería poder salir sin que me tomen fotos. El buen uso de mi tiempo es descubrir qué me permite funcionar de un modo que me haga sentir normal, feliz y cómodo. Para mí eso significó mudarme de Los Angeles. ¿Tenía que hacerlo? ¡No! Pero quiero ser feliz. Dejé de ver casi todo en internet menos noticias tecnológicas. Incluso así a veces aparece alguna foto rara de alguien que conoces o algún titular extraño.

Eisenberg: "¡Bill Gates abofetea a Segel!"

Segel: Los paparazzi te lanzan la falacia de que "para esto te apuntaste". Es absolutamente mentira. No me apunté para nada de eso.

Eisenberg: ¿No?

Segel: Empecé antes de los teléfonos con cámara.

Eisenberg: ¿Estás diciendo que los actores que están comenzando sí se apuntan a eso?

Segel: No, no. Hay una verdadera distinción entre la gente sin talento que está allá afuera buscando fama y la gente que es buena en su oficio.

Eisenberg: ¿Quién traza la línea? ¿Quién decide si eres lo suficientemente talentoso para que no te acosen los paparazzi porque eres un verdadero artista?

Segel: Creo que existe un derecho implícito a la privacidad. Como cuando sales a pasear con tus hijos.

Eisenberg: Pero estás hablando de la diferencia entre lo que es legal y lo que es una falta de respeto. Uno mismo abre la puerta cuando asiste a un evento público. Es un argumento repulsivo, pero tienen razón.

Segel: ¿Crees que es parte del trato?

Eisenberg: Independientemente de que yo piense que lo sea o no, lo es. El hecho de que existe significa que es parte del trato. Si estás consciente de que es parte del trato y aun así aceptas actuar o estar en público, entonces estás aceptando esos términos implícitamente. Esa sería la parte fastidiosa del trato... Todo lo demás es tan bueno. ... Si estoy en una situación fastidiosa trato de recordar que me están publicando un libro al que le dieron prioridad porque hago cine. Quizás sea igual de bueno que cualquier otro, pero trato de pensar así.

___

Lindsey Bahr está en Twitter como www.twitter.com/ldbahr