Violentos incidentes en protesta de choferes en Argentina

Violentos disturbios registrados entre choferes de autobuses y efectivos de la Gendarmería argentina en la Ruta Panamericana el martes dejaron varios heridos y detenidos.

Los hechos se produjeron en el marco de un largo conflicto entre la patronal y los choferes de la Línea 60, que une el barrio porteño de Constitución con las localidades de Tigre y Escobar, y que transporta diariamente a unos 250.000 pasajeros.

El delegado gremial Santiago Menconi, citado por la agencia estatal de noticias Télam, señaló que los choferes protestan por "el despido efectivo de 53 compañeros".

Agregó que se reclama además por la firma de un acta-acuerdo por mejores condiciones de trabajo. El conflicto data del 15 de junio pasado cuando fue despedido un chofer que, según la empresa, había causado numerosos accidentes.

Los incidentes en la jornada comenzaron cuando los choferes, que habían cerrado varios carriles de la autopista a la altura del cruce con la ruta 197, fueron replegados hacia la vía colectora por parte de los efectivos de seguridad.

Entonces se produjo el lanzamiento de piedras y botellazos contra los uniformados y de disparos de balas de goma por parte de la gendarmería, que también utilizó gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

Durante los enfrentamientos resultaron con heridas algunos periodistas, manifestantes y agentes de la Gendarmería, según reportó desde el lugar la televisión local.

"Yo di la orden de desalojar", afirmó el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. "La Panamericana es una ruta federal y cortarla es un delito. Tenemos la obligación de actuar".

"Estamos acostumbrados a lidiar con energúmenos", agregó Berni, antes de precisar que cinco gendarmes resultaron con heridas leves, y que hubo seis detenidos.

El presidente de la empresa Línea 60-Monsa, Marcelo Pasciuto, dijo a la televisión que "los telegramas de reincorporación de los despedidos habían sido enviados" y que "es una vergüenza que choferes corten rutas y agredan a piedrazos a los periodistas".

En una solicitada publicada el lunes, la empresa sostuvo que los delegados denunciaron "conflictos inexistentes, extorsionando y procurando perjudicar a la empresa con medidas desleales y abusivas como el no cobro de boleto".