Musical satírico "Book of Mormon" finalmente llega a Utah

El musical satírico que se burla de los mormones finalmente ha llegado al centro de Mormonlandia, para presentarse durante dos semanas en un teatro de Salt Lake City a dos calles de la principal iglesia de esta religión.

"The Book of Mormon", laureada con el premio Tony, ha generado reseñas halagadoras mientras que a otros los ha escandalizado por su crudeza. Esta es la primera ocasión que sus misioneros alegremente ingenuos llegan a Utah, donde cerca de dos terceras partes de la población son mormones.

Los creadores de la obra, Trey Parker y Matt Stone, la dupla detrás de "South Park", dijeron a The Associated Press que llevarla a Salt Lake City parece una vindicación y cierra el círculo de su proceso creativo.

Parker y Stone solían "viajarse" con asuntos de mormones cuando realizaban recorridos por la manzana conocida como Temple Square en Salt Lake City, que incluye importantes monumentos mormones, en la década de 1990. Hicieron su primer viaje de investigación para la obra a Salt Lake City con el cocreador Bobby López a mediados de la década del 2000, pero esperaron a llevar la obra a la ciudad hasta que fueron invitados por un teatro.

"Se siente muy bien que finalmente se pueda presentar en Salt Lake City", dijo Stone. "Se siente como llegar a casa".

Aunque no podrán ir a ninguna de las funciones, esperan que los chistes de la obra provoquen risas aún más fuertes entre el público que posiblemente sea más familiar con la cultura mormona que el resto de sus audiencias. "Es como presentar 'El violinista en el tejado' ante un montón de judíos", dijo Parker.

A pesar de varios chistes y bromas que caricaturizan las creencias de los mormones, no se espera que cause mucho escándalo o protestas.

Algunos mormones curiosos podrían ir a ver de qué se trata todo, pero quizá la mayoría ponga la otra mejilla y permitan que los no mormones del Utah se regocijen a sus anchas, dijo Scott Gordon, presidente de una organización voluntaria que apoya la iglesia llamada FairMormon.

"Sería como ir a un espectáculo donde se burlan e ti ... es ir demasiado lejos", dijo Gordon. "A nadie le gusta que se burlen de uno, especialmente con humor crudo".

A pesar de todo la obra ha contribuido a que la gente cambie su idea sobre la religión que alguna vez parecía amenazadora o que trataba de cambiar el orden social establecido, dijo Matthew Bowman, profesor de historia en la Universidad Estatal Henderson.

"En vez de mostrar a los mormones como siniestros, conspiradores y corruptos, los mormones son un poco ingenuos, muy agradables y muy tontos", dijo Bowman, autor del libro de 2012 "The Mormon People: The Making of an American Faith". En la actualidad hay 15 millones de creyentes cuando en 1982 eran 5 millones.

Los líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se han mantenido muy callados ante la obra a lo largo de los años y simplemente se han limitado a repetir una declaración oficial breve que ahora es sinónimo de la obra. "La producción quizá trate de entretener al público por una noche, pero el Libro del Mormón como un volumen de normas cambiará la vida de la gente para siempre acercándola a Cristo", dice la declaración.

Parker y Stone no están sorprendidos por la respuesta mesurada de la iglesia a su obra. Crecieron rodeados de mormones y saben que no es su estilo gritar y rabiar.

Pero eso no significa que los mormones no vayan a verla. La dupla comenzó a notar mormones, o al menos gente que conocía bien la religión entre el público en Broadway, porque podían escuchar risitas en ciertos chistes que sólo los mormones entenderían.

"Creo que los legitima", dijo Stone. "No eres real hasta que alguien se burla de ti y hace una gran obra sobre ti en Broadway. Entonces eres realmente parte del tejido social americano".