Honduras: Periodista sacado de corte por turba vuelve a casa

Tras ser sacado por una turba de un tribunal que lo juzga por 41 cargos de difamación y pasar tres días refugiado en una oficina estatal, el periodista y excongresista David Romero retornó el lunes a su residencia en esta capital.

"Seguiré haciendo mi trabajo de periodista", dijo Romero a los periodistas al salir de las oficinas del Comisionado Nacional de Derechos Humanos acompañado por el depuesto expresidente Manuel Zelaya (2006-2009), y agregó que espera que la justicia le vuelva a programar el juicio oral y público que decenas de simpatizantes del Partido Libertad y Refundación (Libre) interrumpieron violentamente el jueves.

La turba que lo llevó a las oficinas de Roberto Herrera, Comisionado Nacional de Derechos Humanos, la encabezó Xiomara Castro, ex candidata presidencial de Libre y esposa de Zelaya.

Herrera declaró en rueda de prensa que las autoridades no han emitido orden de arresto contra Romero y aseguró que se ha "ofrecido para proteger la vida de David".

Romero, sin ofrecer pruebas, denunció de nuevo al presidente Juan Orlando Hernández de haber "contaminado políticamente el caso al ordenar a los jueces enviarme a prisión".

La Presidencia dijo en un comunicado que "el gobierno no tiene nada que ver con el proceso judicial que enfrenta el señor Romero, ya que el mismo es de carácter privado y no está relacionado con ninguna actividad periodística de él".

Asimismo, condenó "el asalto a una sala del poder judicial y usar la violencia y la intimidación para impedir que las autoridades ejerzan sus funciones de conformidad con la Constitución y las leyes".

Romero divulgó a principios de junio fotocopias de cheques por más de 200.000 dólares que empresarios vinculados a un multimillonario desfalco al sistema de seguridad social usaron para financiar la campaña de Hernández. El fraude se eleva a más de 200 millones de dólares.

El mandatario rechazó en esa oportunidad cualquier involucramiento en el caso.

El portavoz de la Corte Suprema, Melvin Duarte, dijo que el juicio de Romero está en suspenso.

El comunicador enfrenta desde agosto de 2014 un juicio por calumniar, injuriar y difamar en sus programas noticiosos a la abogada Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto Rigoberto Cuéllar.

Cuando fungía como fiscal, Gálvez acusó y ayudó a que un tribunal condenara en 2005 a Romero a 10 años en prisión por violar durante una década a su hija menor, pero él cumplió menos de la mitad. Un año antes, el Congreso despojó de su inmunidad y del cargo a Romero, quien era diputado por el Partido Liberal.

El hecho ocurre en momentos en que miles de jóvenes marchan casi a diario por las calles exigiendo el fin de la impunidad y la corrupción en Honduras, así como la renuncia del presidente y de los fiscales generales.

Honduras es una de las naciones donde se registran los índices de impunidad y violencia más altos del mundo, del 66%. Y hasta un 91% de los delitos cometidos en el país no son procesados jamás, de acuerdo a cifras del Ministerio Público.