Con triunfo, los Bears pueden liderar la división

El liderato de la división Norte de la Conferencia Nacional estará en juego el domingo, pero los Packers de Green Bay no serán quienes lo disputen.

En su lugar, los Bears de Chicago, uno de siete equipos que marchan invictos en la NFL, visitan a los Lions de Detroit en el Ford Field. Un triunfo de Chicago les daría la ventaja al terminar la cuarta parte de sus encuentros.

Los Bears han causado gran impresión con su nuevo entrenador, Marc Trestman, al mostrar hambre por jugadas grandes tanto a la ofensiva como a la defensiva. Son líderes en la liga con 11 balones recuperados, han tomado buenas decisiones y Devin Hester promedia 30 yardas por cada regreso de patada.

También tienen lesionados, sin embargo. El ala defensiva Henry Melton (rodilla) estará fuera por toda la temporada y su cornerback estrella Charles Tillman cojea pero dice que jugará. En circunstancias normales Tillman se encargaría de cubrir a la principal amenaza de Detroit, el receptor Calvin Johnson.

"Es un corner alto, físico", dice Johnson de Tillman. "Es inteligente, conoce mucho de fútbol americano, así que entiende los conceptos que usamos en la ofensiva, así que tenemos que intentar diversas jugadas para sacarlo de balance".

Detroit ha ganado juegos cerrados. Han superado a sus rivales por un total combinado de apenas 13 puntos. Su ataque aéreo es segundo en la liga pero perdieron una pieza clave ya que el receptor Nate Burleson tuvo un accidente automovilístico.

Pero los Lions también recibieron buenas noticias: su corredor Reggie Bush se recuperó de la lesión en la rodilla que le impidió jugar el domingo en la victoria contra Washington.

"Es una parte valiosa de nuestra ofensiva y modifica la forma en que las defensivas juegan contra nosotros", dijo el entrenador Jim Schwartz. "Será una gran ventaja si puede jugar".

Bajo el liderazgo de Pete Carroll, los Seahawks de Seattle han sido dominantes en casa, pero mediocres de visita. A fines de la temporada pasada comenzaron a cambiar y una victoria en Houston el domingo sería una buena muestra.

La defensiva de Carroll, especialmente contra el pase, es la más dura de la liga. La de Houston también es complicada de enfrentar aunque la semana pasada los Texans fueron apaleados por Baltimore y todavía tienen que demostrar que son una potencia.

Los invictos Patriots de Nueva Inglaterra visitan Atlanta, que ha tenido problemas. Antes que otra cosa, los Falcons necesitan estar recuperar a sus lesionados y encontrar la forma de detener la ofensiva aérea.

Eso es esencial cuando enfrentan a un mariscal como Tom Brady, cuyo cuerpo de receptores lució mucho mejor en el día de campo que tuvieron en Tampa que en sus dos primeras victorias.

El lunes en la noche se juega uno de los duelos más atractivos entre los Saints de Nueva Orleáns y los Dolphins de Miami; ambos equipos tuvieron marcas perdedoras el año pasado y este marchan sin derrota.

El regreso del entrenador Sean Payton ha significado una gran diferencia en el equipo y la contratación de Rob Ryan para encargarse de la defensiva parece una movida genial.

Los Saints están en el cuarto sitio en defensa total, algo que casi nunca sucedía en Nueva Orleáns. El domingo pasado los Dolphins tuvieron la primera remontada para ganar, sobre Atlanta, en la carrera del quarterback Ryan Tannehill.

La semana arrancó con la paliza de los 49ers de San Francisco por 35-11 sobre los Rams de San Luis el jueves, en la que el corredor back Frank Gore acumuló 153 yardas y un touchdown. Los 49ers están de regreso con dos victorias y dos derrotas, mientras los Rams han perdido tres consecutivos luego de ganar el partido inaugural.

El domingo Pittsburgh enfrenta a Minnesota en Londres, los Jets de Nueva York van a Tenesí, Filadelfia a Denver, Dallas juega contra San Diego, los Giants de Nueva York visitan Kansas City, Cincinnati va a Cleveland, Baltimore visita a Buffalo, Indianápolis juega en Jacksonville, Washington va a Oakland, y Arizona visita a Tampa Bay.