Las detonaciones de bombas plantadas cerca de dos mezquitas suníes en Bagdad mataron a siete feligreses en los más recientes ataques contra sitios sagrados, informaron el viernes las autoridades iraquíes.

La policía indicó que uno de los ataques ocurrió tras las plegarias del viernes cuando los feligreses salían de la mezquita de al-Tawheed en el barrio capitalino de Dora.

Indicaron que la explosión mató a cinco personas e hirió a 21.

Y en el oeste de Bagdad, dos suníes murieron y otros 11 resultaron heridos cuando una carga explosiva fue detonada mientras los feligreses salían de una mezquita suní.

Un funcionario de un hospital confirmó el número de muertos. Todos los funcionarios hablaron a condición del anonimato por no estar autorizados a informar a la prensa.

Ha sido notable el aumento de los ataques a las mezquitas suníes en los últimos meses entre las crecientes tensiones políticas y sectarias en el país.