Johnson, Martínez y Smoltz entran al Salón de la Fama

Tres dominaron desde el montículo, el otro brilló en tres posiciones distintas. Juntos, los lanzadores Pedro Martínez, Randy Johnson, John Smoltz y el infielder Craig Biggio dejaron su huella en el béisbol.

Todos jugaron en una era manchada por los esteroides y dominada por los bates, en buena medida gracias a toleteros inflados químicamente, una zona de strike más selectiva y parques más pequeños. De todas formas, el trío de lanzadores se combinó para sumar 735 triunfos, 11.113 ponches y nueve premios Cy Young. Biggio, por su parte, se convirtió en el único jugador en la historia del béisbol con al menos 3.000 hits, 600 dobles, 400 bases robadas y 250 jonrones, al tiempo que jugó cuatro posiciones en 20 años.

Los cuatros, elegidos en enero para ingresar al Salón de la Fama, serán exaltados el domingo en Cooperstown.

"No estoy a favor de que nadie haga trampa en este deporte", dijo Martínez, quien se une a Juan Marichal (1983) como los únicos dominicanos en el Salón de la Fama. "¿Cómo me siento por haber lanzado en la era de los esteroides? No lo hubiese querido de ninguna otra manera. No voy a llorar por eso. En cuanto a la forma en que yo competí, sé que lo hice de la manera correcta".

Johnson, Martínez y Smoltz fueron elegidos por amplios márgenes la primera vez que aparecieron en la papeleta, y son el primer trío de lanzadores que entran juntos al salón de los inmortales del béisbol. Biggio ingresó en su tercer intento.