FBI detiene a activistas acusados de liberar a 5.740 visones

Dos activistas por los derechos de los animales fueron acusados de aterrorizar la industria de las pieles durante largos viajes por las carreteras de Estados Unidos, en los que liberaron unos 5.740 visones y atacaron viviendas y negocios de miembros del sector, dijo el FBI el viernes.

La Fuerza de Tareas Conjunta Antiterrorista del FBI arrestó a Joseph Brian Buddenberg, de 31 años, y Nicole Juanita Kissane, de 28, ambos de Oakland, California, y la fiscalía federal los acusó de confabularse para violar la Ley de Terrorismo Empresarial Animal.

La acusación de un jurado de instrucción federal abierta el viernes sostiene que los dos detenidos causaron daños valorados en cientos de miles de dólares a lo largo de los 64.000 kilómetros (40.000 millas) que recorrieron en el país durante el verano y el otoño boreal de 2013.

"Sean cuales fueren los sentimientos sobre la industria de las pieles, hay modos legales de hacer conocer cada opinión", afirmó la procuradora federal Laura Duffy en una declaración. "La conducta denunciada aquí, merodear por la noche, robar propiedad y vandalizar hogares y comercios con ácido, pegamento y sustancias químicas, es una forma de terrorismo interno que no puede admitirse".

Los dos acusados están bajo arresto domiciliario con brazaletes electrónicos hasta una audiencia judicial programada para el martes. Los esfuerzos por contactarlos el sábado fueron infructuosos. No estaba en claro si tenían abogado.

De ser condenados, enfrentan una pena máxima de 10 años de cárcel y una multa de 250.000 dólares.

Buddenberg y Kissane se habrían colado supuestamente en granjas de Idaho, Iowa, Pennsylvania, Wisconsin y Minnesota, donde liberaron visones y destruyeron los archivos de cría. En un caso, en una granja de Montana, liberaron un lince, apuntó el FBI. Se dice que cortaron los neumáticos de vehículos, embadurnaron con pegamento los candados o rompieron ventanas para vandalizar propiedades en San Diego, Spring Valley y La Mesa, California.

El FBI dijo que la pareja redactó comunicados y los cargó en internet para publicitar sus acciones en cibersitios asociados a "defensores extremistas de los derechos de los animales".