Greenpeace apelará encarcelamiento de activistas

Greenpeace apelará la decisión de Rusia de encarcelar a sus activistas que realizaron una protesta contra una plataforma petrolera en el mar Artico.

El jueves, un tribunal en Murmansk, en el norte de Rusia, ordenó encarcelar a 28 activistas del grupo ambientalista que se encaramaron la semana pasada en una plataforma petrolera propiedad de la empresa gasífera rusa Gazprom. También quedaron detenidos un fotógrafo ruso y un videógrafo británico independientes.

A través de un comunicado, Greenpeace informó que apelará la decisión y exigió la liberación inmediata de sus miembros.

"Estas detenciones son como la misma industria petrolera rusa, una reliquia de una era que ya pasó", declaró Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace International, en un comunicado. "Nuestros activistas pacíficos se encuentran esta noche en prisión por tratar de revelar la verdad sobre la irresponsabilidad de Gazprom".

De las 30 personas encarceladas, 22 estarán detenidas durante dos meses mientras se lleva a cabo una investigación oficial, y las ocho restantes fueron detenidas por tres días mientras se establece una nueva audiencia.

Ninguno de los activistas ha recibido cargos formales. Las autoridades rusas tratan de determinar si pueden acusarlos de piratería u otros delitos.

En Buenos Aires, ambientalistas, familiares, amigos y dirigentes políticos se manifestaron el viernes frente a la embajada de Rusia para reclamar la liberación de los activistas, entre los cuales hay dos argentinos, identificados por Greenpeace como Camila Speziale y Hernán Pérez Orzi.

"Camila y Hernán pusieron el cuerpo para exponer la gravísima explotación petrolera en el Ártico... Ellos están incomunicados, pero nosotros no y vamos a seguir reclamando por ellos y por el Ártico", dijo Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace Argentina, en el acto convocado bajo la consigna "Liberen a los 30".

Los manifestantes llevaron velas encendidas y levantaron carteles con las fotos de los activistas detenidos y el pedido de liberación escrito en español, inglés y ruso.

El 18 de septiembre, el Servicio de Guardacostas ruso impidió un intento de los activistas de encaramarse a la plataforma petrolera. Al día siguiente, las autoridades rusas confiscaron el barco de Greenpeace "Arctic Sunrise" y lo remolcaron al puerto de Murmansk.

El director de campañas de Greenpeace en Rusia, Ivan Blokov, calificó las detenciones del "acto más hostil contra Greenpeace desde la bomba colocada en el buque Rainbow Warrior".

Se refería al barco que fue destruido por una bomba de agentes franceses en Nueva Zelanda en 1985, en que una persona murió.

Los activistas detenidos son de 18 países, entre ellos Rusia, y su detención prolongada podría afectar la imagen del gobierno de Moscú en el ámbito internacional.

El abogado de Greenpeace en Rusia, Anton Beneslavsky, rechazó las denuncias de Gazprom de que la plataforma petrolera pudo haber quedado averiada.

___

Los periodistas de AP Vladimir Isachenkov y Débora Rey contribuyeron a este despacho.