El Salvador: soldados exigen bono de 600 dólares

En un hecho sin precedentes, unos 30 soldados con los rostros cubiertos con gorras pasamontaña , vestidos con sus uniformes camuflados y armados con sus fusiles M-16 intentaron marchar hacia la presidencia para exigir al gobierno un bono de 600 dólares por su labor en tareas de combate a la criminalidad.

Los soldados se concentraron en las proximidades de una cercana terminal de autobuses en la periferia este de la capital, pero desistieron luego que llegaron al lugar dos oficiales apoyados por un contingente de soldados armados quienes amenazaron con enviarlos a la cárcel.

"Les dijeron a los compañeros que no vinieran a la marcha, los amenazaron con meterlos presos, que si venían se atuvieran a las consecuencias, pero yo creo que por eso no nos pueden meter presos", dijo a los periodistas uno de los soldados que lideraban la protesta.

El soldado que no pudo ocultar su nerviosismo y molestia, también con el rostro cubierto, habló con uno de los oficiales que llegaron al lugar para advertirles que debían de regresar a sus puestos de trabajo.

"El motivo de esta marcha es porque necesitamos el bono, queremos que se nos entregue el bono de 600 dólares que el gobierno prometió", dijo el militar mientras trataban de alentar a sus compañeros para que no desistieran, pero al parecer la advertencia del oficial caló en los militares que poco a poco comenzaron a retirarse.

Según el militar, el bono solamente se les entregó a los miembros de la policía nacional y no hubo para los soldados que también combaten la criminalidad.

Entretanto soldados, que forman parte de las fuerzas de tareas conjuntas de seguridad con la policía, se concentraron en las proximidades del ministerio de la Defensa Nacional para unirse a las exigencias de sus compañeros y advirtieron que no van a parar las protestas hasta que recibir el bono que exigen.

Los soldados vestidos de civil y cubiertos de sus rostros, que dijeron que estaban de licencia y se aprestaban a regresar a su unidad destacada en el municipio de Zacatecoluca, a uno 56 kilómetros al este de la capital, llamaron al presidente Salvador Sánchez Cerén a tomar conciencia de la situación que están viviendo.

"Nosotros también estamos cayendo por culpa de los delincuentes y los dos (policías y soldados) arriesgamos las mismas cualidades físicas y no es posible que solo a ellos se les aumenten. No es posible que nosotros estemos recibiendo sueldos miserables, porque nosotros tenemos sueldos miserables", dijo uno de los militares.

Los soldados que participan en estas fuerzas de tereas conjunta, reciben un salario aproximado de 260 dólares mensuales.