Panam: A medio motor, triplista cubano Pichardo gana oro

A media máquina, Pedro Pablo Pichardo utilizó el viernes la final del salto triple masculino panamericano como ensayo para el mundial de Atletismo. Y, como mero trámite, el cubano se alzó con una medalla de oro que tenía reservada.

Pichardo, quien estableció este año la tercera mejor marca histórica, se impuso sin transpirar en la final con un brinco de 17,54 metros que logró en su cuarto intento.

Leevan Sands, de Bahamas, ganó la plata en un duelo aparte con el cubano Ernesto Reve, con un salto de 16,99. Reve se hizo con el bronce con un registro que fue cuatro centímetros menor al del bahameño.

Cuba se alzó con dos títulos en la jornada, ya que la tiradora de disco Denia Caballero se alzó con el oro en esa prueba.

Estados Unidos brilló con cuatro oros, destacándose la victoria de David Oliver en los 110 metros con vallas con un récord panamericano.

Todos esperaban que Pichardo, de 22 años, batiera al menos el récord continental del brasileño Joao Oliveira de 17,89 que data de 1975. El cubano, subcampeón mundial y que este año pasó a la historia al lograr la tercera mejor marca de todos los tiempos en la disciplina con su 18,08, aseguró que llegó a Toronto con molestias musculares y en plan de experimento.

"No esperaba más, esperaba menos; estuve un poco lastimado de los gemelos en la última (justa de la Liga) Diamante", explicó tras la prueba en una mañana soleada y con ráfagas de viento en el estadio de la Universidad de York, en las afueras de Toronto. "No pude trabajar bien la semana antes de las justas".

"Cuando salió el 17,54 supe que estaba bien y quise seguir buscando, pero me faltaba el ritmo", afirmó el triplista.

La prueba también fue un experimento para Pichardo en su principal objetivo con miras al Mundial de Beijing de fines de agosto: batir el récord del planeta.

"Decidimos correr más rápido para lograr el centímetro que falta para romper el récord que es lo que todo el mundo quiere".

La plusmarca de 18,29 metros ha estado en manos del británico Jonathan Edwards desde 1995.

De todas maneras, Pichardo le dio un valor a la presea dorada.

"Es un compromiso de todo cubano y más para mí que nunca he tenido un título", manifestó.

En tanto, Caballero, quien ostenta la mejor marca mundial de la temporada en el tiro de disco, hizo el 1-2 en la final con su compañera Yaime Pérez.

Caballero logró un lanzamiento de 65,39 metros, muy por debajo de su mejor marca personal y de la marca panamericana en poder de la también cubana Yarelys Barrios.

En otras competiciones:

--El panameño Alonso Edward atrapó la medalla de bronce en los 200 metros y el canadiense Andre de Grasse se coronó como el rey de la velocidad en Toronto, al conseguir el oro en la misma prueba.

--Oliver ganó en 110 con vallas, con un tiempo de 13,07 segundos. La plata fue para el trinitense Mikel Thomas y el bronce para Shane Brathwaite, de Barbados.

--Kaylin Whitney y Kyra Jefferson hicieron el 1-2 por Estados Unidos en los 200 femeninos. El bronce fue para la jamaiquina Simone Facey, mientras que la ecuatoriana Ángela Tenorio quedó cuarta, luego de conseguir plata en los 100.

--También hubo 1-2 para Estados Unidos en los 3.000 metros con obstáculos femeninos, donde Ashley Higginson logró un tiempo de 9:48,12, nuevo récord panamericano, seguida por Shalaya Kipp, con 9:49,96 y por la canadiense Genevieve Lalonde.

--Estados Unidos consiguió también el oro en los 1.500 masculinos, gracias a Andrew Wheating. La plata y el bronce quedaron en manos de los canadienses Nathan Brannen y Charles Philibert-Thibou, respectivamente.

--Y en la última final de la noche, la canadiense Christabel Nettey se alzó con el oro en el salto largo femenino con un brinco de 6,90. Blanca Stuart, de Bahamas, y la estadounidense Sha'Keela Saunders se llevaron la plata y el bronce, respectivamente.