Periodista enjuiciado pernocta en sede de derechos humanos

El periodista David Romero, ex congresista y director de la opositora Globo TV, pernoctó en una oficina estatal de derechos humanos donde permanece el viernes luego que en la víspera simpatizantes suyos lo rescataran a la fuerza desde un tribunal donde iba a ser juzgado por 41 cargos de calumnia, entre otros.

"Aquí dormí anoche en una sala que me han acondicionado junto a mi familia", dijo Romero a The Associated Press. "Y me tratan muy bien, aunque creo que podría estar unos pocos días porque hay intención de las autoridades en revisar el juicio".

En las afueras del lugar permanecen desde anoche más de 50 simpatizantes. "Ellos me cuidan", subrayó Romero.

Instó el viernes al poder judicial a designarle nuevos jueces tras calificar de "contaminado" el juicio que enfrenta por los 41 cargos que abarcan calumnia, difamación e injuria.

Decenas de seguidores del partido del depuesto ex presidente Manuel Zelaya irrumpieron el jueves al edificio de la Corte Suprema, sacaron a Romero y lo trasladaron a las oficinas de Roberto Herrera, el Comisionado Nacional de Derechos Humanos.

El periodista informó que el comisionado busca solucionar su situación.

"Me sometí a la justicia, pero el presidente Juan Orlando Hernández contaminó políticamente el caso al ordenar a los jueces enviarme de inmediato a prisión", afirmó sin ofrecer pruebas.

Romero divulgó a principios de junio fotocopias de los cheques por más de 200.000 dólares que empresarios vinculados a un multimillonario desfalco al sistema de seguridad social usaron para financiar la campaña del presidente Hernández.

El mandatario aseguró entonces que "fueron 10 cheques, pero yo no tengo nada que ver con la corrupción en el Instituto Hondureño de Seguridad Social".

Enardecidos manifestantes derribaron dos portones de hierro el jueves y quebraron puertas de vidrio y madera del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa para evitar que juzgaran a Romero. Fueron encabezados por la ex candidata presidencial del izquierdista Partido Libertad y Refundación, Xiomara Castro, esposa del expresidente Zelaya (2006-2009), derrocado por los militares hace seis años.

"Al denunciar la corrupción en el gobierno, Romero se convirtió en un abanderado de la democracia y la libertad expresión en el país", dijo Castro a periodistas. "Lamento lo que pasó, pero el pueblo está enardecido y siente que no puede seguir esperando... y eso es peligroso", advirtió.

El portavoz de la Corte Suprema, Melvin Duarte, dijo que el juicio de Romero está en suspenso y que seis jueces han sido cambiados hasta ahora a petición del periodista.

El comunicador enfrenta desde agosto de 2014 un juicio por calumniar, injuriar y difamar en sus programas noticiosos a la abogada Sonia Gálvez, esposa del fiscal general adjunto Rigoberto Cuéllar.

En abril de 2005, un tribunal presidido por Gálvez condenó a Romero a 10 años en prisión por violar durante una década a su hija menor, pero él cumplió menos de la mitad por gestiones de Zelaya. Un año antes, el Congreso lo despojó de su inmunidad como diputado por el tradicional Partido Liberal.