Phelps, entre grandes ausentes en el mundial de natación

Michael Phelps no es el único atleta de renombre ausente en el campeonato mundial de natación que inicia el viernes en Kazán, Rusia.

Además del 18 veces medallista de oro olímpico, el velocista australiano James Magnussen, el francés Yannick Agnel, el surcoreano Park Tae-hwan, y la australiana Kylie Palmer, no competirán en la última gran justa internacional antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Tampoco estarán el astro japonés Kosuke Hagino ni la sueca veterana Therese Alshammar.

Es muy probable que las ausencias dejen listo el escenario para que el talento menos conocido surja un año antes de las olimpiadas.

"De ninguna manera será una representación perfecta de lo que los Juegos Olímpicos serán el año entrante", comentó el velocista estadounidense Nathan Adrian.

Phelps no compitió en el mundial de 2013 en Barcelona, dado que se había retirado el año previo después de las olimpiadas de Londres. Clasificó en tres eventos hace un año para Kazán, pero fue suspendido del campeonato mundial como parte del castigo que le impuso la federación de natación estadounidense por haber sido arrestado por segunda ocasión por manejar en ebrio en otoño pasado.

Mientras que el resto del mundo se prepara para Río, Phelps estará compitiendo en los campeonatos nacionales de Estados Unidos en Texas al mismo tiempo.

Magnussen, el dos veces campeón defensor de los 100 metros estilo libre, se recupera de una cirugía de hombro izquierdo. Agnel, el campeón defensor de los 200 metros libres, canceló su participación por enfermedad. Park cumple una suspensión por dopaje, mientras que Palmer estará fuera como resultado de una prueba positiva de dopaje en el campeonato mundial de 2013. Hagino se fracturó el codo derecho recientemente, mientras que Alshammer presenta un disco herniado.

La competencia de natación de ocho días se realizará del 2 al 9 de agosto en la Kazan Arena, un estadio de fútbol transformado por la incorporación de dos piscinas temporales y una capacidad de 12.000 aficionados. El nado sincronizado, que inicia en la primera semana y es una disciplina desde hace tiempo dominada por Rusia, también se efectuará ahí.

Los clavados se llevarán a cabo en la primera semana de actividades en el Aquatics Palace de 3.600 localidades, mientras el water polo se jugará en una nueva arena cercana.

Por primera vez en un campeonato mundial, los mejores ocho atletas y equipos en cada disciplina recibirán premios en efectivo, un cambio de la justa de 2013, cuando sólo los mejores seis en cada final eran premiados.